_
_
_
_

La revolución naranja invade Kiev

Pilar Bonet

El naranja, símbolo de los partidarios de Víktor Yúshenko, no está vinculado a la historia de Ucrania; fue una idea de especialistas en mercadotecnia del equipo electoral del candidato de la oposición, que eligieron esa tonalidad al considerar que se asociaba bien a una idea de acción. El naranja comenzó a utilizarse después de las legislativas de 2002. Antes, Yúshenko usaba colores más tranquilos, como un sol amarillo sobre fondo blanco y azul, que armonizaban con la bandera nacional ucrania, amarilla y azul.

El cerebro del color naranja fue Yaroslav Lisiuk, un médico de la ciudad de Lvov, reciclado como experto en tecnología política, señalan medios próximos a Nuestra Ucrania, el partido de Yúshenko. El naranja puede verse en todas partes en Kiev. Lo llevan los diputados de la Rada en bufandas, lazos, corbatas y jerséis; lo llevan los estudiantes y los ciudadanos, que crean prendas nuevas con bolsas de plástico y utilizan con imaginación otras, como chalecos fluorescentes para peatones nocturnos y uniforme de los empleados de la limpieza pública. Los grandes almacenes han sacado a sus escaparates sus existencias naranjas: vaqueros de verano, jerséis, blusas, prendas infantiles, chales y bufandas.

El estilo del muestrario indica que se trata de restos de colecciones de distintas temporadas. Si se pregunta a la gente de la calle qué significa el naranja de sus banderas, la mayoría improvisa la respuesta. "Es el color de los empleados de la limpieza, porque nosotros hemos venido a limpiar". Es el color del "sol y la luz", dicen.

Las naranjas que tonifican a unos intoxican a otros. Al menos, ésa es la visión de Liudmila Yanukóvich, la esposa del primer ministro, quien esta semana en un mitin en Donetsk ha dicho que las naranjas son "americanas" y "no son naranjas cualquiera, sino que están inyectadas [con narcóticos]". "La gente toma las naranjas, se las comen y toman otras. Y no pueden parar", dijo Liudmila Yanukóvich, según la cual los partidarios de Yúshenko estaban siendo víctimas de una "intoxicación masiva".

Conocer lo que pasa fuera, es entender lo que pasará dentro, no te pierdas nada.
SIGUE LEYENDO

Sobre la firma

Pilar Bonet
Es periodista y analista. Durante 34 años fue corresponsal de EL PAÍS en la URSS, Rusia y espacio postsoviético.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_