Reportaje:

Conducción segura en invierno

Se acerca el frío y con él aumenta el riesgo que supone viajar en condiciones climatológicas adversas. Informarse sobre el estado del tiempo y la red viaria, y prepararse ante los imprevistos son normas básicas que pueden evitar muchos percances. La Dirección General de Tráfico ofrece datos actualizados, tanto en su página web (www.dgt.es) como en su teléfono de atención (900 123 505). Y el Instituto Nacional de Meteorología (www.inm.es y 807 170 365) facilita información detallada por comunidades autónomas y el estado de los puertos de montaña.

La prevención afecta también al conductor y a su automóvil. Así, tener el coche a punto y la rueda de repuesto revisada, llevar cadenas, ropa de abrigo y el depósito lleno pueden ser de gran ayuda para mejorar la seguridad en los desplazamientos. Éstos son algunos consejos útiles para evitar situaciones difíciles.

Más información
Nueve comunidades en alerta por el temporal de nieve y viento
Evitar movimientos bruscos y frenar con antelación y delicadeza: dos reglas de oro para circular con nieve.
Evitar movimientos bruscos y frenar con antelación y delicadeza: dos reglas de oro para circular con nieve.

ACTITUDES AL VOLANTE

Normas básicas para conducir con nieve:

Prevención. Circular con extrema suavidad y abordar las curvas a velocidades bajas. Acelerar y frenar con delicadeza y no realizar movimientos bruscos con el volante. Cuanto más anchos sean los neumáticos del coche, menor agarre ofrecerán.

Cadenas. En los modelos con tracción delantera y 4×4 se colocan en las ruedas delanteras. En los de propulsión trasera, en las posteriores. Una vez montadas se debe circular a velocidades moderadas (de 30 a 60 km/h. según el tipo de cadena).

Ante las averías. Pedir auxilio y permanecer dentro del coche hasta que llegue la asistencia. Encender el motor a intervalos para aprovechar el combustible y poder mantener caliente el interior con la calefacción.

TRUCOS PARA EMERGENCIAS

Consejos para salir de los apuros:

Tramos nevados. Si el coche avanza con dificultad, salirse de los surcos de los demás vehículos y circular por zonas de nieve sin pisar. Desinflar un poco las ruedas mejora también la tracción. Y desconectar el control de tracción (si lo equipa) aporta recursos extra.

Subidas deslizantes. En modelos de tracción delantera se puede intentar subir marcha atrás: el peso recaerá delante aumentando la adherencia.

Bajadas. En primera o segunda y por zonas de nieve sin pisar. Frenar y girar lo mínimo.

Aparcar de noche. Si el coche va a estar parado toda la noche, hay que levantar los limpiaparabrisas, tapar las cerraduras con cinta y no poner el freno de mano: insertar una marcha.

Boletín

Las mejores recomendaciones para viajar, cada semana en tu bandeja de entrada
RECÍBELAS

EL COCHE EN FORMA

Revisión de los elementos principales:

Neumáticos. Comprobar el dibujo y las presiones, incluida la rueda de repuesto. Cambiarlos si los canales tienen poca profundidad (la mínima legal es de 1,6 milímetros) o la banda lateral está gastada.

Batería. Verificar el nivel del líquido: rellenar con agua destilada (la de las planchas) si está bajo. Cambiarla si tiene más de tres años.

Refrigerante. Comprobar el nivel. Rellenar si es necesario, pero sin sobrepasar la indicación de máximo. Reemplazarlo si tiene más de dos años.

Limpiaparabrisas. Sustituir las escobillas si dejan zonas del parabrisas sin limpiar. Y añadir alcohol al depósito para evitar su congelación.

Luces. Todas las bombillas en orden (cortas, largas, frenos, intermitentes). Y los faros bien regulados para no deslumbrar a los que vienen de frente.

LO QUE HAY QUE LLEVAR

Utensilios y accesorios prácticos:

Cadenas. La única solución que garantiza la movilidad con nieve, aunque los modelos con tracción 4×4 evitan montarlas en la mayoría de situaciones. En cambio, los sprays sólo aportan una tracción momentánea y pasajera.

Teléfono móvil. Para pedir ayuda de forma rápida y sencilla. Conviene llevar un cargador de coche.

Guantes, linterna y cartones. Tres elementos que facilitan el trabajo en el coche (montaje de cadenas, revisión de bajos, etcétera). Los cartones (sirve una caja de embalaje despiezada) resultan prácticos para sentarse en el suelo sin mojarse ni manchar la ropa.

Cables de batería. Se conectan a la batería de otro coche y permiten arrancar el que falla. Un cable conecta el borne positivo de cada batería, y el otro, el negativo.

Bote pulverizador. Mucho más cómodo que los rascadores convencionales. Se llena de agua caliente y elimina con rapidez la capa de nieve o hielo del cristal tras una nevada o helada.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Marcos Baeza

Redactor de Motor, especializado en producto y tecnología. Ha desarrollado toda su carrera en EL PAÍS, desde 1998, ligado siempre al automóvil. Sigue la actualidad del sector, prueba los nuevos modelos que llegan al mercado y analiza las tendencias y tecnologías asociadas, como la nueva movilidad eléctrica.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS