Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CLÁSICA

El helicóptero

Justo antes de empezar el concierto llegaba al salón de actos de la Real Academia de Bellas Artes de San Fernando, diáfano y rotundo, el sonido de un helicóptero. Los menos informados pensaban si sería Stockhausen en plan invitado sorpresa, pero no. Como era 20-N, la policía había cerrado la Gran Vía en prevención de que la armaran algunos descerebrados de los que todavía quedan. Y para mayor seguridad, le pusieron encima el dichoso helicóptero. Aún habría de volver luego tres o cuatro veces más, integrándose como bajo continuo.

Pero, a pesar del helicóptero, la sesión de apertura del VI Festival Internacional de Música de Madrid que organiza la Asociación Madrileña de Compositores fue un éxito rotundo. Por todo. En primer lugar, por la calidad de las obras que se seleccionaron para la ocasión. Había, además, un estreno, la Kammermusik nº 4 de Pilar Jurado -ese huracán que le da a todo-, con su cuidadoso estudio tímbrico, su juego entre el orden y el desorden y el detalle excelente de la transición a su último fragmento. Extraordinaria, dominadora, llena de afán comunicador, la pieza de Siegfried Matthus Oktett nach einem Oktett. Plenas de inteligencia, divertidas, virtuosísticas, de una limpidez arrebatadora las Variaciones sobre dos temas de Scarlatti, de José Luis Turina. Y los dos maestros de casa: Luis de Pablo y Tomás Marco. El primero, con Epístola al transeúnte, una pensativa paráfrasis sobre César Vallejo que es una suma de sensaciones sonoras. El segundo, con Veinte sonetos de amor para una danza esperanzada, donde de la cavilación técnica se pasa a la calidez de lo afirmativo.

COMA 2004

Solistas de la Deutsche Oper Berlín. Director: Martín Baeza Rubio. Obras de De Pablo, José Luis Turina, Matthus, Jurado y Marco. Real Academia de Bellas Artes de San Fernando. Madrid, 20 de noviembre.

Últimamente la música española tiene suerte con sus intérpretes. Los Solistas de la Deutsche Oper forman un grupo tan sensacional, como la orquesta de la que proceden. Y su director, Martín Baeza Rubio, primer trompeta de la formación berlinesa y uno de nuestros talentos que se ganan la vida por ahí fuera, los lleva con un entusiasmo, una fuerza y una musicalidad admirables.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 22 de noviembre de 2004