Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El cable se enreda en su fusión

Auna y Ono desatan las hostilidades en un intento de crear un gran operador que se convierta en alternativa aTelefónica, que todavía copa el 80% de la telefonía fija

Auna y Ono han decidido pasar a la acción. Ambas operadoras de cable quieren protagonizar una fusión para crear una alternativa a Telefónica a escala nacional, tanto en telefonía fija, a través del cable, como en la móvil, mediante Amena. El último intento ha sido la oferta de Auna por Ono, en la que los fondos de inversión, con el posible respaldo de algún gran operador europeo, han visto también negocio.

En esta guerra por crear el segundo operador español hay, al menos, cuatro protagonistas. Además de las dos empresas objeto de la disputa y los fondos de capital riesgo, está también interesado el Gobierno, que vería con buenos ojos una operación que abriera más el mercado a la competencia. Pese a la liberalización, Telefónica todavía controla el 80% de la telefonía fija.

La operación serviría, además, de impulso a un sector, el del cable, muy poco desarrollado en España y que los técnicos consideran la base de la sociedad de la información. El cable español tiene una penetración en el mercado del 11%, muy inferior a la media europea, el 36%.

La guerra no ha hecho más que empezar. Ono ha rechazado la oferta presentada por Auna por considerarla insuficiente, hasta el punto de que, en su carta de respuesta, Ono expresa que, de acuerdo a los criterios que se utilizan para valorar la empresa, la propia Ono podría adquirir Auna Telecomunicaciones, la división de cable del grupo. Esto se ha interpretado bien como una invitación a que Auna venda, bien como un guiño a una posible fusión.

El enredo es aún mayor si se tienen en cuenta los intereses de los accionistas de uno y otro grupo. En este sentido, hay que destacar la neutralidad que ha mostrado el grupo Santander, con importantes participaciones tanto en Auna, que además gestiona, como en Ono.

El siguiente episodio de esta batalla pasa porque Auna eleve su oferta por Ono, o bien por que los fondos aumenten la suya por Auna. Los bancos están dispuestos a financiar cualquier operación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 21 de noviembre de 2004