FÚTBOL | 11ª jornada de Liga

Puyol, duda para el clásico

Primera derrota en la Liga, justo antes del clásico y encima con la peor de las noticias. El capitán del Barça, Puyol, sufrió un esguince de grado uno en el ligamento de la rodilla izquierda y es duda para el partido del sábado ante el Real Madrid. El central azulgrana se fue visiblemente preocupado de Sevilla y explicó que viajará hoy a Madrid para que los médicos de la selección certifiquen la molestia, que le impedirá jugar el amistoso del próximo miércoles ante Inglaterra. Luis Aragonés ya llamó ayer mismo a Juanito, del Betis, para suplir su ausencia. Belletti, con molestias en el talón de Aquiles, también es duda para el clásico.

El Betis acabó con la imbatibilidad del Barça y algo más: le arrebató la posibilidad de lograr el mejor arranque de su historia, que seguirá en manos del Barça de Bobby Robson y Ronaldo que lograron ocho victorias y tres empates. El Barça de Rijkaard se ha estancado en las mismas victorias, dos empates y una derrota. Pero el asunto del récord se queda en una anécdota con vistas al clásico. Los azulgrana son líderes con 26 puntos y miran de reojo al Madrid, con 22. Los azulgrana se apresuraron a desdramatizar la derrota y no olvidan algo: pase lo que pase después del clásico, seguirán primeros después del partido. "No me gusta perder y no me apetecía nada. Y no me importa el momento", dijo el técnico Frank Rijkaard que, a pesar de la derrota, defendió el trabajo realizado por sus jugadores. "Es el momento de juntarnos, de no caer y seguir. Cada partido es diferente y te da una ocasión para buscar el momento de gloria".

La derrota fue relativizada desde el entrenador al presidente, Joan Laporta, que cuando se le planteó que el Madrid podría situarse a un sólo punto del Barça si repite su victoria del año pasado, dijo: "No supongamos tanto...Veremos lo que ocurre. Tenemos que pensar en nosotros mismos, aprovechar las oportunidades de gol que tenemos y motivarnos más. El Barça ha jugado muy bien. No creo que nos afecte esto".

Puyol se mantuvo en la misma línea y afirmó: "Ni mucho menos nos va a alterar. El equipo está preparado para soportar las derrotas y al contrario, cuando los jugadores regresen de las selecciones, estaremos más unidos". Oleguer apeló a la profesionalidad para que el Barça no se resienta y Xavi añadió: "La jugada del primer gol fue dudosa. Esperamos que no nos pase factura la primera derrota. Vamos a sobreponernos. Si seguimos en este nivel, seguro que ganaremos muchos partidos. Los de casa, tenemos que ganarlos todos y el Madrid es uno de ellos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 14 de noviembre de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50