Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ciutat Vella pone en el mercado 31.000 metros cuadrados para pisos públicos

El plan de la vivienda del distrito se propone rehabilitar las fincas municipales vacías

En Ciutat Vella hay solares, edificios y pisos vacíos de propiedad pública que en los próximos tres años saldrán al mercado para la construcción de pisos de protección. Se trata de algo más de 31.000 metros cuadrados, según los cálculos del plan de la vivienda 2004-2007 elaborado por el distrito, que persigue sacar el mayor partido al suelo y edificios disponibles. Si el cálculo medio es de 80 metros cuadrados por piso, en los próximos tres años el distrito central de Barcelona podría disponer de 387 pisos de protección.

La parte del león de los solares disponibles es el de la antigua estación de Cercanías, en la Barceloneta, de 16.000 metros cuadrados, donde se construirán unos 200 pisos de protección. Los otros solares son pequeños y están en el Raval y la Barceloneta. En total son 19.647 metros cuadrados disponibles.

Serán operadores públicos, como el Patronato Municipal de la Vivienda (PMH), Regesa y el Incasol, y las cooperativas los que construirán las viviendas en esos solares, según las previsiones del plan de vivienda del distrito. Hay otros 3.500 metros cuadrados de suelo en dos solares para pisos que se destinarán a viviendas de alquiler para jóvenes y la tercera edad.

El distrito de Ciutat Vella tiene actualmente 11 edificios desocupados y disponibles para construir pisos. Son fincas muy antiguas, la mayoría de ellas en el Casc Antic, que tienen que ser transformadas de arriba abajo. La superficie actual construida en esas fincas es de 12.000 metros cuadrados, pero con techo potencial algo menor: 9.789 metros cuadrados, en los que se podrían construir unos 125 pisos de 80 metros cuadrados de media.

También en este caso, se ofrecerán las fincas a los operadores públicos y las cooperativas preferentemente, según explicó a este periódico el concejal del distrito, Carles Martí.

Actualmente el parque de vivienda de titularidad pública de Ciutat Vella es de 2.418 pisos en régimen de alquiler. El Ayuntamiento de Barcelona, a través del Patronato Municipal de la Vivienda (PMH) y de la empresa Fomento de Ciutat Vella, tiene la mayor parte de esas viviendas, 1.621, y el resto son de Adigsa (Generalitat).

La gran mayoría de esos pisos tienen una ocupación rotativa y están destinados a acoger a familias afectadas por planes urbanísticos.

De las 2.418 viviendas, una cincuentena están vacías, cifra que en opinión del regidor debe reducirse. "Siempre hacen falta pisos vacíos para cubrir las necesidades que se puedan presentar, pero hay que mejorar la gestión para que no haya tantos sin uso", explica.

Para esos casos, el plan de vivienda de Ciutat Vella propone ceder la gestión a entidades sociales que los tutelen. "Podrían ser pisos para acoger a colectivos con problemas, como inmigrantes sin papeles y mujeres maltratadas con niños que no pueden eternizar su estancia en pensiones ya que no es el entorno más adecuado", precisa Martí.

Rehabilitar 20.000 viviendas

En el capítulo de viviendas gestionadas por entidades sociales se incluyen los pisos actualmente vacíos en fincas ya rehabilitadas y los de edificios pendientes de ser reformados. En ambos casos, los pisos retornarán a la Administración al concluir la finalidad social de la entidad que los haya gestionado.

La rehabilitación es la otra parte esencial en un distrito como Ciutat Vella. Según las cifras del plan de la vivienda, desde 1988, cuando la rehabilitación se marcó como prioridad del distrito, se han reformado el 59% de los pisos. Claro que el grado de rehabilitación ha sido muy diverso: desde las fincas que han sido vaciadas por completo y construidas de nuevo hasta aquellas en las que se han sustituido los elementos estructurales o a las que sólo se les ha maquillado la cara. Es decir, sólo la fachada. Según datos del distrito, quedan otras 20.000 viviendas por rehabilitar.

Las ayudas a la rehabilitación se concretan en diferentes campañas como la de accesibilidad, consistente básicamente en instalar o mejorar ascensores; medioambiental, en la que se sustituyen los depósitos de agua y conectar las fincas al suministro de agua corriente); de mejora del espacio urbano, centrada en rehabilitar los edificios que faltan en las 93 plazas del distrito; de patrimonio, para recuperar edificios catalogados, y de edificios de alquiler, cuyo objetivo es potenciar la rehabilitación de edificios de pisos de alquiler.

Muchas de esas fincas son las que más sufren el deterioro, a veces buscado por la propiedad. Por último, el distrito quiere impulsar campañas específicas para rehabilitar los elementos comunes y estructurales de los edificios, por ejemplo los terrados.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 15 de noviembre de 2004

Más información