Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Foro de la Valldigna propone crear sinergias en el Mediterráneo

El presidente del Consejo Mediterráneo de Cultura de la Unesco, José Vidal Beneyto, considera que la zona del Mediterráneo se ha convertido en centro de interés mundial por razones positivas, pero también negativas. Una región que convive con tres "grandes contradicciones". La primera, "la multiplicación de los conflictos y la naturalización de la guerra". Una "compañía insoportablemente dramática", ante la cual ha empezado a surgir una movilización social multitudinaria "que pide la paz". Asistimos además a una "época económicamente privilegiada", "pero nunca la pobreza y la miseria han amenazado con la dureza de hoy" a algunas zonas del Mediterráneo. Y por último, la "homogeneización de la cultura y de comportamientos", que genera "la reivindicación de la diferencia y diversidad".

Frente a este contexto, hay que abogar por una "regionalización" de los procesos de integración y de la "gobernación del mundo". Y para que funcionen, "han de haber áreas de interconexión". Vidal Beneyto contempla el Mediterráneo como una de estas zonas de influencia, y apuesta por "la creación de sinergias y redes que conjuguen propuestas de actuación" en este ámbito.

El profesor expuso esta reflexión durante el acto de clausura de la tercera edición del Foro la Valldigna, que se desarrolló ayer el monasterio de Santa María, en Simat de la Valldigna. El encuentro ha reunido durante tres días en Valencia a intelectuales y expertos de diferentes ámbitos de estudio, que han debatido sobre las señas de identidad del Mediterráneo y los nuevos retos de futuro.

El cierre de las jornadas sirvió además para presentar la obra Arte e cultura del Mediterraneo nel XX secolo, coordinada por la delegación italiana del Consejo Mediterráneo de Cultural, que preside el barón Emmanuele Emanuele. El libro recopila el patrimonio histórico, artístico y cultural más representativo del Mediterráneo, una primera "definición" de los bienes comunes de esta región. El barón Emanuele presentó el trabajo y defendió la necesidad de que el Mediterráneo "revalorice el recurso de su cultura común, depositaria de su civilización y cuna de Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 14 de noviembre de 2004