El juez respalda al colegio concertado de Jaén que se enfrentó a la Junta

Tras cerca de dos años de polémicas y enfrentamientos entre la Consejería de Educación y el colegio concertado Miguel Castillejo de Jaén, gestionado por la Fundación Vera-Cruz, el Juzgado de lo Contencioso Administrativo número uno de Jaén ha reconocido el derecho del centro a mantener 25 plazas más a partir del primer curso de educación Primaria, que se sumarían a otras 25 que sí reconoce Educación.

La sentencia deja sin efecto la resolución del 16 de mayo de 2003 por la que se denegaba la solicitud de escolarización de 50 alumnos (dos grupos de 25 alumnos cada uno), tal y como mantenía la Delegación de Educación.

El escrito del magistrado considera que dicha resolución "incurre en infracción del Ordenamiento Jurídico y vulnera derechos susceptibles de amparo". El tribunal ampara al colegio de conformidad con la Orden de 27 de marzo de 2001, por la que se autorizó el funcionamiento de dos unidades en todos los centros de educación Infantil, Primaria y Secundaria Obligatoria.

La sentencia también hace referencia al convenio suscrito en diciembre de 2002 con la Consejería de Educación y estipula que "el centro reúne todos los requisitos exigidos en el acuerdo de educación concertada".

Francisco Corazón, representante de los padres y madres, señaló ayer que la sentencia "deja sin fundamentos jurídicos" los tres expedientes sancionadores abiertos por la Consejería de Educación al colegio jiennense en el último año. "Todavía estamos a la espera de la resolución del último expediente en el que Educación barajaba la retirada del concierto", subrayó Corazón.

Por su parte, la Junta siempre mantuvo que el acuerdo de diciembre de 2002 recogía que, para el curso 2003-04, las dos líneas de 25 alumnos cada una ofertadas hasta el momento quedarían reducidas a una. En su día, el por entonces delegado de Educación, Miguel Jurado, señaló que el acuerdo se firmó para regularizar temporalmente las dos líneas educativas que habían sido ofertadas en un primer momento sin autorización.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de noviembre de 2004.