Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aviador Dro celebra sus 25 años con 'Confía en tus máquinas'

El grupo vuelve al 'techno' de sus raíces

Nacido en 1979, el grupo Aviador Dro sigue siendo la referencia más clara del pop español en clave tecnificada. Para celebrar sus primeros 25 años de vida, los cuatro componentes -los miembros originales, Biovac N y Arcoiris, tras los que se parapetan Servando Carballar y Marta Cervera, y los recién llegados, Nexus y ATAT, Jerónimo Ugalde e Ismael Contreras, respectivamente- editan ahora Confía en tus máquinas.

Para Servando, éste supone una especie de vuelta a las raíces: "Nos resultaban divertidos los grupos de rock como White Stripes o Black Rebel Motorcycle Club, que regresan a las bases. Para nosotros era interesante aplicar el mismo concepto; es decir, el de volver a los cuatro acordes básicos y a las bases machaconas, pero aplicado a nuestro particular estilo y personalidad. Buscábamos hacer un disco de punk científico".

'Party' del fin del mundo

Lejos de planteamientos conceptuales, Aviador Dro ha buscado en Confía en tus máquinas la factura de un disco de canciones, cuya inspiración fue, según sus creadores, hacer la banda sonora "del party del fin del mundo. Algo festivo y divertido, pero con un toque apocalíptico. Empezamos a hacer el disco en el año 2001 y entonces la situación del mundo era más oscura. Pero el tiempo ha ido suavizándolo todo. Teníamos muchas canciones para este disco, pero hay muchas de ellas que se han quedado en el camino porque, con el cambio político del 11 de marzo, ahora ya no tenían sentido".

Temas como Mi mejor retransmisión, Aracné, En la Tierra no hay comida o Planeta inverso remiten a la reconocible personalidad del grupo que abrió un campo nuevo y tecnológico en los años ochenta con canciones como Programa en espiral o Selector de frecuencias. No obstante, en el tema Gretchen se aprecia un rendido homenaje al país que puede considerarse como cuna del techno: Alemania. Para Marta Cervera, este homenaje es "en lo musical, lo ideológico, lo creativo, etcétera. Cuando se planteó el debate sobre si los Estados Unidos o la vieja Europa, nosotros nos quedamos siempre con esta última". Servando amplía: "En los últimos años Alemania, junto a Francia, se ha convertido en el último bastión europeo, mientras que Italia y España han quedado fuera de juego". El grupo estuvo, además, el año pasado de gira por Alemania y Suiza. "Tocamos en salas pequeñitas de 200 personas y, para nuestra sorpresa, se llenaban. Teníamos que hacer un montón de bises y todos los discos que nos llevamos los vendimos. Es más, la gente venía con colecciones completas de vinilos de Aviador Dro para que se los firmásemos. Es gente encantadora y superprofesional".

Carballar, hace dos décadas agitador posadolescente de lo que luego se dio en llamar la movida, ve así desde la distancia aquellos tiempos: "Entonces las cosas se hacían de una manera diferente. No por dinero, ni porque pensaras que todo iba a tener una continuidad. Ese espíritu de 'me da igual; no sé tocar pero me subo a un escenario a decir cuatro burradas' es puro punk. Quizá ahora se haya convertido en una referencia cultural propia". No obstante, conceptos como la independencia discográfica no siguieron después, según Servando, el camino correcto. "La segunda ola de la independencia discográfica, a mi entender y salvo excepciones como Chucho o Mercromina, ha sido a la larga relativamente perjudicial. Para mí ha sido siempre un error el tema de cantar en inglés, máxime si se tiene en cuenta que fueron 12 años luchando para conseguir que lo que se editara dentro del pop y el rock fuera mayoritariamente en castellano". Comentario aparte tiene, como explica Marta, el papel que juega la televisión: "Aquí no hemos tenido una tele digna durante años. Y ahora, vista la programación, es mejor no encenderla y vivir sin ella".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 7 de noviembre de 2004