Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El centro comercial de Príncipe Pío, el primero de la capital que abre 365 días al año

La Comunidad estudia si el complejo puede acogerse a la ley de libertad de horarios

El centro comercial de la estación de Príncipe Pío, inaugurado el pasado 22 de octubre, es el primero de la capital que abre 365 días al año. La promotora Riofisa se ampara en la Ley Orgánica 2/1996, que permite la libertad de horario de las tiendas ubicadas en estaciones. Sin embargo, los pequeños comerciantes y CC OO consideran que no puede aplicarse, porque el centro "no está en la estación", y la Comunidad estudia si los locales cumplen los requisitos de la ley.

Dos tiendas de moda separadas por una calle, pero con una diferencia muy importante: una abre todos los días, incluidos festivos, y la otra sólo en jornadas laborables. La primera es una de las decenas de boutiques del flamante centro comercial Príncipe Pío. Su propietario asegura que abre "todos los días, incluidos domingos y festivos". Le merece la pena, dice, ya que en esos días, como ya ocurrió el pasado 1 de noviembre, festivo de Todos los Santos, "esto se llena de clientes" y con los beneficios puede contratar a un empleado.

Al otro lado del paseo de la Florida, un comercio familiar no puede permitírselo y sólo atiende a sus clientes de lunes a sábados: "Si también abrimos los domingos y festivos, además de los días laborables, nos quedamos sin tiempo libre. Pero tampoco podemos contratar a alguien que venga a hacerse cargo de la tienda".

Según la Confederación de Comercio Especializado de la Comunidad de Madrid (Cocem) y CC OO, el que los comercios tradicionales de la zona se vean perjudicados se debe a que el centro comercial Príncipe Pío hace un "uso fraudulento de la ley" para poder abrir 365 días al año.

Esta superficie comercial, de más de 36.000 metros cuadradados y con más de un centenar de locales de todo tipo (restaurantes, nueve salas de cine, tiendas de moda de primeras marcas, etcétera), fue construido en el edificio de la antigua Estación del Norte, ahora una estación de metro y de cercanías, y tiene acceso directo a los andenes. Además de los festivos, abre todos los domingos de once de la mañana a una de la madrugada, a diferencia de otros centros comerciales que, según la ley que regula su apertura, sólo pueden abrir 21 domingos de 2004. Es el único centro comercial de la capital con libertad de horarios y en la Comunidad sólo existe un precedente: el centro Xanadú en Arroyomolinos, declarado de "interés turístico" por la Comunidad.

Estación de tren

Príncipe Pío puede aplicar la libertad de horarios porque "está en la estación de tren, como queda reflejado en el Plan Especial", afirma Miguel Sáez de Tejada, portavoz de la empresa promotora Riofisa, "y nosotros nos amparamos en la ley". Según el artículo 3 de la Ley Orgánica 2/1996, "los establecimientos [...] en puntos fronterizos, en estaciones y medios de transporte terrestre, marítimo y aéreo, y en zonas de gran afluencia turística tendrán plena libertad para determinar los días y horas en que permanecerán abiertos al público en todo el territorio nacional".

Sin embargo, Hilario Alfaro, presidente de Cocem, mantiene que "es un centro comercial como cualquier otro y por ello debe respetar la normativa de apertura". "No estamos en contra de este centro", aclara, "pero la Ley de Comercio Interior establece que sólo tienen libertad de horarios los establecimientos de menos de 300 metros cuadrados", afirma, "y tampoco entendemos que los locales puedan justificarse como tiendas de estación", asegura, "sobre todo porque no está dentro de la estación, sino en un edificio anejo", en referencia a una parte del centro, donde se ubican las salas de cine y un buen número de tiendas, que es de nueva construcción. Cocem está estudiando acciones legales contra esta libertad de horarios y ha pedido explicaciones a la Dirección General de Comercio de la Comunidad, según Alfaro.

Nicolás Mata, responsable de expansión sectorial de comercio y hostelería de CC OO, coincide en que "esta ley se refiere a tiendas como las del aeropuerto de Barajas y no a un centro comercial". "La libertad de horarios en Príncipe Pío es un abuso", afirma, "e incumple el artículo 29 de la Ley de Comercio Interior y el artículo 33 que la desarrolla, ya que no está en la estación". Mata responsabiliza a la Dirección General de Comercio, a la que acusa de "saltarse la ley".

Un portavoz de la Consejería de Economía asegura que el centro comercial "entra en el supuesto de esa ley", es decir, "está dentro de la estación, ya que se construyó sobre una única parcela que incluye los andenes y la marquesina, y existen precedentes, como el centro Maremagnum, en el puerto de Barcelona". Este portavoz recuerda que, basándose en este hecho, "Riofisa puede ampararse en la norma y no es necesario que pida permiso para acogerse a la libertad de horarios". Sin embargo, afirma, "otra cosa es que las características de las tiendas sean las adecuadas [de servicio a los viajeros]".

Sáez de Tejada afirma que la Riofisa envió una "notificación" al Ayuntamiento y a la Comunidad en la que informaba de la aplicación unilateral de la norma. El portavoz de Economía asegura que "fue enviada el 19 de octubre, tres días antes de la inauguración". "Riofisa ha actuado sobre hechos consumados y la Comunidad no pudo hacer ninguna comprobación", dice, "pero lo estamos estudiando y, si se encuentra alguna irregularidad, serán sancionados", asegura.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 6 de noviembre de 2004