Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

España pide a China más permisos de vuelo para las aerolíneas

El secretario de Estado de Turismo y Comercio, Pedro Mejía, ha pedido a las autoridades chinas que concedan nuevas autorizaciones para que otras aerolíneas (además de Iberia, que ya la tiene) puedan volar a China, con objeto de aprovechar el emergente mercado turístico del país asiático e impulsar los intercambios empresariales. Así lo señaló ayer en Pekín, donde se ha entrevistado con el viceministro de Comercio, Zhang Zhigang. "Éste es un tema muy importante. Nuestra intención es crear el marco adecuado para que otras empresas que lo deseen puedan volar a China", dijo.

Actualmente, sólo la compañía de bandera española (y de forma recíproca, China Eastern) tiene autorización para viajar entre España y el país asiático, aunque no ha ejercido, de momento, el derecho porque considera que los vuelos no son rentables. Otros dos transportistas, Air Europa y Spanair, han mostrado interés en cubrir el trayecto, pero se encuentran imposibilitados por la falta de permiso.

Mejía aseguró que a finales de este mes está previsto que se reúnan representantes de la Dirección General de Aviación Civil con sus homólogos chinos, "con objeto de tener una propuesta más clara que permita que a finales del primer semestre del año que viene haya vuelo directo".

La existencia de una línea entre ambos países es una reivindicación histórica de las empresas españolas instaladas en el gigante asiático y también de las agencias de viaje chinas deseosas de llevar turistas a España sin verse obligadas a pasar por otros países europeos.

Iberia afirma que el estudio que realizó hace algo más de un año demuestra que el proyecto no es viable por el bajo número de viajes de negocios y de turismo y por los altos costes. Sin embargo, las circunstancias han cambiado desde entonces. El pasado 1 de septiembre se puso en marcha el acuerdo entre Europa y China que facilita los trámites de concesión de visados para grupos y permite a los ciudadanos del gigante asiático entrar en 29 países del Viejo Continente. El año pasado, 20 millones de chinos se desplazaron al extranjero, y se prevé que en 2020 la cifra llegue a 100 millones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de noviembre de 2004