Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un vecino de Ibi tenía 21 perros y cinco caballos maltratados y hambrientos

Un vecino de Ibi (L'Alcoià), que mantenía en unos terrenos de su propiedad a perros y caballos en condiciones "extremas de insalubridad y desnutrición", se enfrenta a un expediente sancionador incoado por el Ayuntamiento de esta localidad. La Policía Local, tras presentar hasta diez denuncias durante el último año, se personó en los terrenos para rescatar a los perros que han sido trasladados al albergue canino y pasan a la tutela de la Sociedad Protectora.

Los animales estaban enjaulados en una caballeriza ubicada en la Partida de les Rambles "desfallecidos por el hambre y la falta de atención", según explicó ayer la concejal de Tenencia de Animales en el Ayuntamiento de Ibi, Pilar Ortega. Entre los 21 perros enjaulados había podencos y ocho cachorros de hasta tres meses en estado total de abandono. "Hemos captado una fotografía en la que se ve claramente un bóxer que estaba devorando otro ejemplar de pointer encerrado en la misma jaula. También hemos consultado con los veterinarios y esta situación sólo se produce en casos límite", dijo la edil. A la vista de los informes de la policía, que "ha abierto hasta diez actas" contra el propietario en el último año, la concejal explicó que el dueño de los perros tenía "como prioridad la caza de jabalíes y consideraba a los animales como simples objetos". Para la edil se trata de una persona "que siente más aprecio por su escopeta que por los animales".

El vecino denunciado tenía además cinco caballos "heridos y prácticamente en los huesos" por lo que el Ayuntamiento prevé iniciar otro expediente sancionador cuando concluyan los informes de los veterinarios. Los caballos, por el momento, continúan en el terreno. En caso de que finalmente fuera considerado culpable de los maltratos a los animales tendría que hacer frente a una sanción que podría alcanzar hasta los 39.000 euros, tal y como establece la ley autonómica 4/94, sobre la protección de animales de compañía.

El denunciado se mostró "totalmente consciente de sus actos" y "no llegó a sentirse culpable" por el tratamiento que había dado a los animales. Tras incoar este expediente sancionador el ayuntamiento de Ibi abre la puerta a que se puedan abrir otras acciones por la vía judicial por posible delito de maltrato de animales. Desde el pasado 1 de octubre el Código Penal contempla penas de hasta tres años de cárcel para estos infractores. Este expediente sancionador se aprobó ayer en la comisión de gobierno del Ayuntamiento de Ibi "ante el continuo desobedecimiento" del denunciado para enmendar su actitud.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 5 de noviembre de 2004