Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EXTRACTO DE LA CARTA DE LOS PRESOS | LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

"Lo que falla es el motor"

"Nos ha impulsado a escribiros esta carta la responsabilidad que creemos tener hacia la Organización [ETA] después de muchos años de militancia y de haber vivido diferentes vicisitudes y momentos difíciles donde había que apostar y ser audaces con todas las consecuencias", afirman en su misiva, publicada ayer por el Diario de Noticias de Navarra, los seis históricos etarras presos. La reflexión de Mujika Garmendia, Pakito; Arakama Mendia, Makario; Iñaki Bilbao, Iñaki de Lemona; Carlos Almorza, Pedrito de Andoain, y sus otros dos compañeros parte de la constatación, nunca expresada tan rotundamente por un miembro de ETA, de que "nuestra estrategia político-militar ha sido superada por la represión del enemigo contra nosotros".

Abogan, en consecuencia, por "replantear la estrategia vanguardista defendida hasta ahora" y porque sea "la izquierda abertzale en su conjunto, con los instrumentos utilizados en su organización política, quien debiera definir la estrategia y táctica a seguir en el logro de nuestros objetivos como pueblo". "Nunca en la historia de esta Organización nos hemos encontrado tan mal y en las últimas comunicaciones no se atisba ninguna reflexión sobre ello". "Con gran pesar nuestro estamos viendo desde hace un tiempo una resignación progresiva en el conjunto de la izquierda abertzale con respecto a la Organización, en cuanto a lo que se espera de ella. En efecto, creemos que la izquierda abertzale siente a la Organización debilitada, sin capacidad de influir decisivamente en su quehacer armado. Totalmente vulnerable a la represión y sin capacidad de reacción, y esto hay que ponerlo de una vez por todas encima de la mesa con todas las consecuencias".

"Aquí no se trata de saber si el retrovisor del coche está mal o si la rueda está pinchada. Lo que falla es el motor. Es decir, falla la estrategia político-militar sustentada en la potencialidad de la actividad armada". "Queremos entender que el debate se está desviando de forma inconsciente, puesto que si fuera de forma consciente nos retrotraería a pensar que se está actuando de la forma sibilina y maquiavélica que lo hicieron en su tiempo los poli-milis, lo cual sería muy, muy grave".

"Pensamos que si no se coge el toro por los cuernos de forma decidida y resuelta, vamos a introducirnos en una dinámica degenerativa que va a afectar a nuestro proyecto político como tal". "Ya son muchos los hilos que se han roto de la soga que sustenta la capacidad de iniciativa e influencia real de la Organización. No queremos asistir viendo cómo se van rompiendo los demás hilos y el tren que tanto ha costado construir se desboque por los raíles de la desilusión y la resignación paralizante que permita paralizar la capacidad de la izquierda abertzale". "Esta lucha armada que desarrollamos hoy en día no sirve. Esto es morir a fuego lento. No se puede hacer una lucha armada a base de comunicados y de proferir amenazas que luego no se cumplen. No se puede desarrollar una lucha armada cuando se es tan vulnerable a la represión. La capacidad de disuasión en los términos aducidos es nula". "¿Qué lucha armada? ¿La que esbozamos en un plan teórico y no podemos llevar a la praxis? ¿Qué consecuencias políticas acarrea proseguir como estamos ahora, en la dinámica actual? ¿Qué previsiones de futuro se vislumbran insertados en la dinámica actual?".

Ante esta situación, los firmantes propugnan elaborar una estrategia alternativa, basada en la acción política de la izquierda abertzale. "Nuestro capital y potencial político está ahí, explotémoslo en todas sus virtualidades: lucha institucional y lucha de masas".

Más adelante, Mujika Garmendia y sus compañeros comunican a ETA su desacuerdo con la instrucción recibida de sumarse a las movilizaciones organizadas en solidaridad con los presos por organizaciones del entorno de Batasuna mediante un txapeo (negativa a salir de las celdas) de dos semanas, porque dicen tener la impresión de que "muchas veces se ha tomado al colectivo como un instrumento dinamizador de luchas con el objetivo de agitar sensibilidades que en cierto modo se encuentran un tanto adormecidas".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 3 de noviembre de 2004