Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:DORMIR

Hospitalidad de viejo cuño

CASA DE LOS ACACIO, detalles personales bajo el rigor del siglo XVII

Nadie es perfecto. La frase con la que culmina la película Con faldas y a lo loco podría aplicarse al pequeño negocio hotelero manchego puesto en marcha en San Clemente (Cuenca) por los madrileños Miguel Ángel Esteve y Paloma Martínez. El establecimiento ofrece a quienes lo visitan un inventario de detalles personales muy difícil de olvidar: cava, bombones, velas, incienso y galletitas sobre la mesa de la habitación; unos desayunos caseros de cruasanes recién hechos, zumo de naranja natural, tostadas y mermelada artesana de cebolla; la cena, rematada por unos chupitos ricos y digestivos. En fin, cualquier cosa que se le ponga a uno en la cabeza alejada del turismo de adrenalina, al que la feliz pareja es renuente.

CASA DE LOS ACACIO

Categoría oficial: sin calificación.

Dirección: Cruz Cerrada, 10. San Clemente (Cuenca). Teléfono 969 30 03 60. Fax 969 30 00 67.

Instalaciones: jardín, piscina, sala de reuniones para 20 personas, salón de estar, comedor. Habitaciones: 6 dobles y 1 'suite'; todas con baño, calefacción, teléfono, minibar, TV satélite, secador de pelo y albornoz.

Precios: temporada alta, 100 euros + 7% IVA; temporada baja, 80 euros + 7% IVA; desayuno, 6 euros + 7% IVA. Tarjetas de crédito: American Express, Diners Club, Eurocard, MasterCard, Visa, 6000.

Arquitectura ... 6

Decoración ... 2

Estado de conservación ... 4

Confortabilidad habitaciones ... 5

Aseos ... 5

Ambiente ... 4

Desayuno ... 7

Atención ... 8

Tranquilidad ... 6

Instalaciones ... 4

Y, sin embargo, todo ese dechado de hospitalidad se ve debilitado al traspasar el umbral estético de la casa, originaria de 1660 y rehabilitada con el carácter lóbrego que sus dueños le hacían a la época. Una atmósfera grávida y oscura incómoda de soportar en familia, empeorada en el patio central y en la biblioteca por un mobiliario de estilo remordimiento, a la espera de una aparición espectral o la representación de un drama de Lope de Vega. Tristes resultan las siete habitaciones del piso superior, convertidas en un museo de antigüedades. Nada que ver con la alegría derrochada en el entorno de la piscina, interpuesta entre unas grandes tinajas de bodega y un ala del edificio pendiente de restauración. Ni tampoco con el sesgo progresista de tener una batería de placas solares para el autoabastecimiento del hotel. Perfectas imperfecciones...

ALREDEDORES

SAN CLEMENTE alberga entre sus calles y plazas renacentistas un museo etnográfico de labranza. La patrona de la villa es la Virgen de Rus, cuya ermita se halla próxima a un campo de golf rural, por la carretera hacia Honrubia, a nueve kilómetros. En el castillo de Garcimuñoz fue herido de muerte el poeta Jorge Manrique. Molinos de viento proliferan en Mota del Cuervo, a 47 kilómetros. Y para disfrutar del excelente restaurante Las Rejas, en Las Pedroñeras, hay que reservar mesa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 30 de octubre de 2004

Más información