Bancaixa asume el informe Aldama de transparencia y buen gobierno

Una sociedad anónima gestionará las nuevas emisiones de la caja

El consejo de administración de Bancaixa aprobó ayer los nuevos reglamentos que regirán las "normas de conducta" de los miembros de la asamblea general, del propio consejo y de su comisión de control de acuerdo con las recomendaciones recogidas en el informe Aldama sobre transparencia y buen gobierno que fue elaborado por el último presidente de la Comisión Nacional del Mercado de Valores.

Las cajas de ahorro no están obligadas a incorporar las normas de responsabilidad corporativa y buen gobierno que la nueva ley de transparencia impone a todas las sociedades que cotizan en bolsa. Sin embargo, como avanzó José Luis Olivas el pasado lunes, Bancaixa considera que incorporar las exigencias legales por anticipado permitirá a la entidad una ventaja competitiva sobre el resto de cajas de ahorro en un futuro próximo.

La asamblea general, convocada el próximo 29 de noviembre, debe ratificar el nuevo reglamento que rige su funcionamiento. El consejo y la comisión de control, por su parte, ya se consideran sometidos a las nuevas regulaciones que persiguen consolidar la posición de Bancaixa como emisor de productos financieros de diverso tenor.

Los reglamentos regulan el derecho de información de los consejeros, las limitaciones operativas y las causas de incompatibilidad, y los deberes de confidencialidad, secreto, lealtad y diligencia.

El debate de los nuevos reglamentos se prolongó durante horas en el seno del consejo debido al carácter restrictivo y excesivamente presidencialista de algunos puntos. Las regulaciones más estrictas sobre incompatibilidad están recogidas en los estatutos de la entidad y los nuevos códigos, que se suavizaron ligeramente respecto a la redacción inicial, constituyen realmente guías de orden interno sobre las vías de acceso a la información a seguir por los miembros del consejo de administración o los consejeros en las asambleas generales de de la caja.

Los nuevos códigos siguen la constitución de un departamento de responsabilidad corporativa en el seno de Bancaixa, aprobado en el último consejo, que incluye una sección de atención al cliente. Un miembro del consejo redujo ayer el impulso de los nuevos códigos a "una operación de marketing".

El consejo acordó también una emisión de renta fija subordinada de 500 millones de euros. La nueva emisión será gestionada por una nueva sociedad anónima, cuyo capital es exclusivo de la caja valenciana, denominada Bancaixa Emisiones y creada al amparo de una modificación legal aprobada en julio del año pasado.

La única emisión de deuda fija subordinada que había hecho Bancaixa hasta la fecha, en 2002 y por un montante de 300 millones de euros, fue gestionada a través de Bancaja International Capital y colocada a diversos inversores institucionales.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Logo elpais

Ya no dispones de más artículos gratis este mes

Suscríbete para seguir leyendo

Descubre las promociones disponibles

Suscríbete

Ya tengo una suscripción