Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Concluido el sumario contra los salafistas de Barcelona

El juez Fernando Grande Marlasca ha concluido la instrucción del sumario contra seis presuntos salafistas detenidos en Barcelona en enero de 2003. Esta operación policial sirvió al entonces presidente del Gobierno, José María Aznar, para justificar la entrada de España en la guerra de Irak. A los detenidos les fueron intervenidas sustancias inocuas -se comprobó que sólo se trataba de detergente-, pero un informe del FBI determinó en julio de aquel año que dos de los sospechosos se desprendieron un mes antes de su detención de sustancias que podrían utilizarse para fabricar "napalm casero".

Garzón procesó en abril de 2004 a Mohamed Tahraoui, Smail Boudjelthia, Larbi Ben Ahmed Allag, Ali Kaouka y Mohamed Nebbar por delitos de pertenencia a organización terrorista, tenencia de sustancias inflamables o aparatos explosivos y falsificación de documentos con fines terroristas. Los cuatro formaban parte de una célula durmiente, coordinada con otro comando desarticulado en Francia.

Celular como el del 11-M

En el piso de Tahraoui, según se detalló en el auto de procesamiento dictado por Garzón, se encontró un teléfono móvil marca Trium con dos orificios en la parte superior, parecido a los celulares utilizados por Al Qaeda en el ataque realizado en Bali (Indonesia) y similar a los utilizados en los atentados terroristas del 11-M en Madrid para activar las mochilas bomba. En concreto, era idéntico al teléfono de la mochila bomba que fue desactivada por los Tedax en la comisaría de Vallecas.

Posteriormente, el juez Grande Marlasca procesó también a Souhil Kaouka y Mohamed Amine Benaboura, a los que imputa haber prestado apoyo logístico al grupo desarticulado en Francia que pretendía realizar atentados mediante productos químicos tóxicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 27 de octubre de 2004