Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

ETA hace explotar otra bomba en una inmobiliaria

ETA reapareció ayer en San Sebastián para atacar por segunda vez en una semana al sector inmobiliario. La banda terrorista colocó en el exterior de una agencia una bomba que provocó importantes daños materiales en un turismo estacionado junto al establecimiento. No hubo que lamentar heridos.

La explosión se registró a las 00.55 junto a la inmobiliaria Adarra, situada en la calle de Pescadores de Terranova del barrio de Amara, y dañó la fachada del edificio y un turismo. El departamento vasco de Interior no tardó en atribuir este atentado a ETA. Primero, porque el artefacto estaba compuesto por poco menos de un kilo de cloratita reforzada con Titadyne. Pero también porque tenía un temporizador para que explotara a una hora determinada: era una bomba de composición similar a la que explotó el sábado pasado frente a otra inmobiliaria en el barrio donostiarra del Antiguo.

Los responsables de Adarra aseguraron a Efe que nunca han recibido amenazas de ningún tipo, pero eludieron hablar sobre el ataque. Sí lo hicieron las patronales Adegi-Ascongi, que llamaron al sector a seguir trabajando. "Estas vías de destrucción e intolerancia en nada contribuyen al desarrollo de nuestra sociedad y dificultan enormemente el normal desarrollo de la actividad empresarial". También el Gobierno vasco y los partidos políticos condenaron el atentado.

Desbloqueo de cuentas

Por otra parte, la Audiencia Nacional ha ordenado el desbloqueo de las cuentas bancarias de Martín Ugalde, historiador recientemente fallecido y ex presidente del diario Egunkaria, clausurado por su presunta vinculación con ETA. Permanecían congeladas desde febrero del año pasado por la causa abierta que llevó al cierre del periódico. Pero el juez Juan del Olmo ha decidido descongelar las cuentas porque "no se aprecia extremo alguno objetivable (...) que señale la utilización de las cuentas personales de las que era cotitular junto con su esposa para posibles acciones ilícitas (...)".

[El juez de la Audiencia Nacional Fernando Grande Marlasca ordenó ayer el ingreso en la prisión de Soto de Real de tres jóvenes detenidos el miércoles en Vizcaya y Guipúzcoa por participar en ataques de violencia callejera perpetrados entre 2000 y 2004.]

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004