Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El 'díscolo Harry' pide disculpas a su padre

El príncipe Enrique ha pedido disculpas a su padre, el príncipe Carlos de Inglaterra, por el encontronazo que mantuvo en la madrugada del jueves con un paparazzi a la salida de un club de Londres, el Pangaea, que dejó al fotógrafo con un labio roto. Según confirmó ayer Clarence House, la residencia oficial del heredero al trono británico y sus dos hijos, ambos mantuvieron una conversación, cuyo contenido "quedará en la intimidad".

Sin embargo, la prensa británica asegura que el joven, de 20 años, se disculpó formalmente por el incidente, que le ha puesto de nuevo en el punto de mira del país. Al príncipe Enrique se le conoce en el Reino Unido como el díscolo Harry, desde que fuera enviado por su padre hace dos años a una clínica de rehabilitación tras admitir que fumaba marihuana y bebía alcohol con frecuencia.

Este incidente se ha producido tan sólo una semana después de que una profesora del colegio Eton acusase a Harry, tercero en la línea de sucesión al trono, de hacer trampa en los exámenes de ingreso en la universidad. La familia real y el colegio han negado estas acusaciones.

Aunque la primera versión de palacio fue que el príncipe "cuando subía al coche, recibió un golpe en la cara con una cámara y, al empujarla, uno de los fotógrafos se cortó el labio", parece ahora claro que el joven fue quien tomó la iniciativa y agredió al fotógrafo Chris Uncle.

El reportero afirma que el joven estaba ya dentro del automóvil, del que salió repentinamente. "Empujó de forma deliberada la cámara contra mi cara, mientras decía: '¿Por qué me estáis haciendo esto?, ¿por qué no me dejáis en paz?", relató Uncle.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 23 de octubre de 2004