Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:POP | Gustavo Cerati

En frío

El argentino Gustavo Cerati aparecía en escena con su guitarra eléctrica y flanqueado por dos ordenadores portátiles en los que parecían ir almacenados los ambientes imprescindibles a la hora de complementar la parte acústica de su propuesta. Con la sala repleta de seguidores que lo fueron de Soda Stéreo y compatriotas, el cantante realizó una presentación de su último disco recopilatorio, Canciones elegidas 93-04, un viaje a sus primeros tiempos con los soda y a su discografía en solitario, entre la que destacan sus elepés Amor amarillo, bocanada y Siempre es hoy. La voz de la solista femenina Carolina y los coros de sus teclistas iban acompañando canciones como Amo dejarte así, No te creo y Artefacto. Tras la ejecución de Cicatrix, Cerati dio paso a lo mejor de la velada con la ejecución de Amor amarillo, la suave Lisa -como él mismo confesó, canción dedicada a su hija antes de saber que iba a tener una hija-, y Ahora es nunca. Conforme iba avanzando la actuación, el artista fue encontrándose más y más cómodo y alternó la ejecución de sus canciones con cómplices parlamentos con el público, que fue reaccionando con intensidad a los medios tiempos y las canciones sabidas y coreadas.

Gustavo Cerati

Gustavo Cerati (voz y guitarra), Flavio Fernández (teclados, coros y samplers), Leandro Fresco (teclados, coros y samplers), Pedro Moscuzza (batería), Fernando Nale (bajista) y Carolina (coros). Sala Arena. Madrid, 19 y 20 de octubre.

Tras Ahora es nunca y la hipnótica Cosas imposibles, Cerati volvió a regresar a los viejos tiempos de Soda Stéreo con otra de las memorables canciones del grupo, Camuflaje, y el cantante fue preparándose para un final de concierto en el que la curva se tornó ascendente y los desarrollos instrumentales se fueron alargando y, con ello, el clima de las canciones. Pulsar, Vértigo, Sobredosis y, sobre todo, la extraordinaria Paseo inmortal marcaron al artista la puerta de salida, después de casi hora y media de actuación en la que se repasó lo mejor de uno de los aspectos musicales del pop más frío y quizá más desconocido para el público español, pero que ha contribuido sobremanera a la puesta al día del rock argentino y sentó en su momento las bases de la puesta al día de lo que hoy en día se llama, incluso en Estados Unidos, rock cantado en castellano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 20 de octubre de 2004