Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La juez Palacios desglosa en dos sumarios el caso del Yak-42

La juez Teresa Palacios investigará por separado las irregularidades en la contratación del vuelo y los errores en las identificaciones de los cadáveres de los militares fallecidos en el accidente aéreo del Yak-42, según una resolución que hizo pública ayer.

Hasta el momento, las investigaciones se encontraban unificadas en un único proceso, pero la magistrada ha decidido separarlas tras la resolución de la Sala de lo Penal de la Audiencia que ordenó a la magistrada que centrase sus pesquisas en las posibles irregularidades previas al viaje del avión a Turquía y sobre las que funcionarios del Ministerio de Defensa tendrían responsabilidad por su deber de control, y en las erróneas identificaciones de las víctimas, en las que la responsabilidad recaería sobre los oficiales generales y los médicos que se desplazaron a Turquía.

El tribunal prohibía expresamente a la magistrada investigar las causas del accidente en el que fallecieron los 62 militares españoles debido a que en Turquía existe un proceso abierto por ese hecho.

La juez ha dirigido un oficio a Defensa en el que reitera que le remitan con urgencia los informes y la documentación que tenga sobre el tema.

El fiscal del caso, Fernando Burgos, se ha opuesto a varias de las peticiones formuladas por los abogados de las familias de las víctimas, entre ellas la de que se llamara a declarar en calidad de imputados a los dos generales y los dos médicos que viajaron a Turquía y al ex ministro Federico Trillo en calidad de testigo.

La juez Palacios ha señalado que no se pronunciará sobre las declaraciones de imputados y testigos hasta que reciba la documentación de Defensa. A la vista de su contenido, decidirá.

El fiscal Burgos se ha opuesto también al rastreo de las llamadas entre el Ministerio de Defensa y los militares desplazados a Turquía por entender que esa diligencia "es intrascendente en cuanto a su posible eficacia". Burgos sólo ha accedido a que el Instituto de Toxicología remita los informes sobre la identificación de las víctimas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 16 de octubre de 2004