Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ventas, 55.000 pares, compras, 60 millones

Rafael Calvo, presidente de la Federación de Industriales del Calzado de España, situó ayer a los miembros de la comisión de Industria del Senado ante la auténtica dimensión del problema que representa la liberalización comercial para el sector zapatero español con una ecuación elemental: los industriales españoles exportan 55.000 pares anuales a Hong Kong, mientras que los fabricantes chinos venden a España 60 millones de pares al año. Los fabricantes de calzado más económico han desaparecido y los productores de gamas medias empiezan a caer. La pérdida de puestos de trabajo es un problema objetivo en España y en toda Europa.

Calvo, en una comparecencia meramente informativa, trasladó a los senadores la posibilidad de requerir ayudas europeas al sector del calzado para paliar los efectos de la liberalización comercial. La Comisión Europea aborda la posible concesión de ayudas al sector textil, que afronta el próximo 1 de enero la apertura comercial total y que, como el calzado, es una industria intensiva en mano de obra en ciertas vertientes.

Los alcaldes de ciudades zapateras como Almansa o Elda, miembros de la comisión del Senado, expresaron su satisfacción por la calidad de la información aportada por Calvo. Éste señaló que la supervivencia del sector pasa por consolidar una imagen de calidad asociada a la marca made in Spain dentro y fuera de España. Una vez más, el modelo italiano abre el camino. El presidente de la patronal del calzado explicó que la industria española tiene diseñadores, calidad y capacidad para superar el bache actual.

Calvo confía en afianzar nuevas ayudas a la promoción exterior en una próxima reunión con los responsables del Icex. Pero incidió también en la necesidad de recuperar el mercado español. El consumo doméstico aparece mes tras mes como uno de los primeros motores de la economía nacional, pero a la hora de calzarse los españoles compran a partes iguales producto nacional e importado. Calvo apuntó que la proyección de la marca made in Spain debe ir acompañada de una paralela información hacia el mercado interior para recuperar un segmento de mercado que hoy copan los italianos.

En otra comparecencia, esta vez en las Cortes, el consejero de Empresa, Universidad y Ciencia, Justo Nieto, afirmó que su departamento intentará detectar las situaciones críticas de los sectores productivos desde la "reflexión rigurosa, la información contrastada, los pronósticos fundados y los diagnósticos sin caridad".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 15 de octubre de 2004