Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EMPRESAS

La española Fractus diseña las antenas de móvil de Siemens

Drástica reducción del espacio ocupado, mayor integración en el medio y prestaciones multibanda (GSM y UMTS) son las principales ventajas de las nuevas antenas para telefonía móvil que fabricará Siemens en Zaragoza con la tecnología fractal de la empresa española Fractus.

Durante el año 2005, Siemens prevé producir 3.000 antenas de forma cilíndrica para facilitar el despliegue de la tercera generación de móviles.

Fractus ha pasado en pocos años de ser una iniciativa de la Universidad Politécnica de Cataluña y de la empresa madrileña Sistemas Radiantes F. Moyano a convertirse en una compañía internacional, con filiales en Corea del Sur y próximamente en Taiwan y en California (EE UU).

El invento de la española Fractus recibió en 1998 el Gran Premio del Consejo Europeo para las Ciencias Aplicadas

La empresa española Fractus recibió en 1998 el Gran Premio del Consejo Europeo para las Ciencias Aplicadas y la Ingeniería, por su invención para las antenas. Ahora ha licenciado su tecnología a Siemens para el ámbito de las estaciones base, que las fabricará y comercializará. Telefónica Móviles también ha participado en la fase de especificaciones y validación. Las primeras unidades, con capacidades de transmitir GSM y UMTS simultáneamente, las instalará Telefónica Móviles en el Parque Tecnológico Walqa, en Huesca.

Los fractales son estructuras geométricas que se subdividen en infinitas partes, cada una de las cuales constituye una copia reducida de la forma original. La mayor parte de las propiedades de una antena dependen de su tamaño.

La elevada integración que permite la tecnología fractal permite reducirla drásticamente aumentando las prestaciones. Por ejemplo, donde antes era necesario instalar seis antenas, ahora sólo hacen falta tres, que radian más frecuencias. El grueso de un mástil convencional tiene 60 centímetros; el de Siemens, sólo 25 centímetros y va cubierto con un discreto cilindro de plástico. La estructura abatible facilita su transporte e instalación, minimizando el riesgo laboral, además de tener mayor resistencia al viento.

En el próximo año Siemens comercializará un nuevo tipo de microantenas que se integran en el mobiliario urbano (farolas, semáforos, paradas de autobús, carteles publicitarios o señales de tráfico), de forma que pasan inadvertidas. En 2006 pretende introducir antenas para 4G, que integrarán comunicaciones UMTS.

La multinacional alemana ya comercializa antenas multibanda de pequeño tamaño basadas en fractales, pero con el diseño tradicional, aunque han visto reducido su tamaño en una tercera parte.

Ruben Bonet, director general de Fractus, considera que la tecnología fractal es una nueva forma de pensar antenas, "pero no todo está inventado. La ingeniería de desarrollo consigue que los fractales sean cada vez más efectivos".

El desarrollo comienza con una reunión en la que los ingenieros proponen varias formas fractales que consideran que tienen mayor potencial para una aplicación. De reducir la lista se encarga el software propio que, en un par de días como máximo, simula el funcionamiento de diversas formas. Luego se hacen prototipos, incluso a escala real, y se prueban. Dos semanas bastan para diseñar una antena para un terminal móvil; la de las estaciones base puede llevar hasta un año. ¿Hacerle una foto al diseño? Ni soñarlo: alto secreto industrial.

Fractus compite con compañías que disponen de grandes inversiones para investigación y desarrollo (I+D). Económica, la tecnología fractal se basa en las formas y no en los materiales. "La fase de inversión más grande corresponde al diseño y no supone cambiar los procesos de producción de las antenas convencionales", dice Bonet.

La empresa española tiene el ojo puesto en mercados como las redes inalámbricas para aparatos portátiles (ordenadores de bolsillo y portátiles, teléfonos móviles, etcétera) y va a explorar el sector de la defensa y la naciente tecnología de identificación por radiofrecuencia (RFID). "Pero iremos paso a paso", dice Bonet. Las coreanas Siemens y LG ya venden millones de móviles con las antenas de Fractus.

A la vez, la empresa fabrica millones de antenas, que salen como tiras de rollos, para wifi tribanda, GPS y Bluetooh.

Retrovisores antena

El retrovisor exterior de la Fiat Ducato 244 es también una antena. Va escondida en su interior. Esta furgoneta utiliza un aparato diseñado con fractales que permite escuchar la radio y establecer comunicaciones por vía GSM y UMTS.

Fabricada por A3, empresa conjunta de Fractus y Ficosa Internacional, ve recompensados ahora sus esfuerzos, cuatro años después de la creación de la empresa: "La automoción es un sector en el que cuesta introducir innovaciones", afirma Bonet. "Ahora hemos confirmado que es una tecnología viable". Esta tecnología admite múltiples configuraciones dentro de un vehículo y la recepción de todo tipo de señales, desde GPS hasta señales de radio vía satélite Sirius (en EE UU), Digital Audio Broadcast (cobertura terrestre) o comunicar distintos aparatos por Bluetooth (el móvil).

El milagro Fractus se ha conseguido en buena parte gracias al dinero fresco de inversores como Apax Partners (8 millones de euros) -"fue fundamental", recuerda Bonet-, además de 3i y Barcelona Emprén. Cuenta con una plantilla de 70 empleados, 15 de ellos en Corea. La pretensión es ampliarla con las filiales de Taiwan y Silicon Valley.

Las ventas de Fractus se han multiplicado por cinco y este año espera alcanzar cinco millones de euros "gracias a la expansión internacional", asegura Bonet. Los beneficios llegarán más tarde, porque los han reinvertido en I+D y en la internacionalización.

FRACTUS: www.fractus.com SIEMENS: www.siemens.es T. MÓVILES: www.telefonicamoviles.com

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 14 de octubre de 2004