Fiesta y luto latinos en el Día de la Hispanidad

Música, comida típica de varios países y un momento de recuerdo sentido a las víctimas del 11-M. Miles de ciudadanos latinoamericanos residentes en la capital se reunieron ayer en la Casa del Campo para celebrar el Día de la Hispanidad con una particular fiesta.

A las dos de la tarde ya se habían formado largas colas para acceder al recinto, montado a pocos metros del lago. A las cuatro era necesario esperar como mínimo una hora para entrar. Entre los asistentes, familias completas. Muchos ni siquiera querían entrar en la zona acotada donde se alzaba el escenario, ya que en el exterior se podían probar platos típicos -cocinados en pequeños fogones- y visitar los puestos ambulantes. Ya entrada la noche hubo un momento de homenaje a las víctimas de los atentados de marzo. Miles de personas encendieron velas, mecheros o las luces de sus móviles para recordar a los fallecidos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de octubre de 2004.