Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Garzón dicta una euroorden para juzgar a Mikel Antza como dirigente etarra

El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón remitió ayer a Francia una euroorden para poder juzgar en España a Mikel Albizu, Mikel Antza, como dirigente de ETA, según informaron fuentes de la propia Audiencia.

Albizu fue detenido el pasado domingo, día 3, en la localidad francesa de Salies-de-Béarn, junto con su compañera y también integrante de la dirección de ETA, Soledad Iparragirre, Anboto.

Garzón dictó auto de procesamiento contra Mikel Antza el 5 de febrero de 2002, en el sumario abierto contra los responsables de Ekin por formar parte de las estructuras de ETA. El magistrado procesó a Mikel Antza por delito de integración en organización terrorista en el nivel directivo y le imputó ser el "máximo responsable del aparato político de ETA, del que dependen KAS en su momento y Ekin en la actualidad, y, por ende, con responsabilidad máxima en la dirección y control de las diversas formas de 'lucha' que desde la estructura de Movimiento de Liberación Nacional Vasco se articulan".

El juez, sin embargo, ha paralizado por el momento otra comisión rogatoria prevista para interrogar al líder de la banda terrorista.

La entrega de Mikel Antza por delito de integración en banda terrorista se presenta complicada. En Francia ha sido procesado por asociación de malhechores con fines terroristas, que es el tipo delictivo equivalente al que le imputa Garzón.

Sin embargo, y a pesar de que nadie puede ser juzgado dos veces por los mismos hechos y en varias ocasiones -distintos tribunales han liberado a procesados por terrorismo que habían sido condenados en Francia por asociación de malhechores-, el juez español se muestra optimista y cree que las autoridades francesas pueden acceder a la entrega. En todo caso, la pelota está en el tejado de los franceses.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 9 de octubre de 2004