Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Viladecans cierra los tres 'after hours' que incumplían con frecuencia el horario de cierre

En un reciente fin de semana acumularon 11 casos de intoxicación por éxtasis

Los continuos incumplimientos del horario de funcionamiento y el goteo de casos de intoxicación por drogas llevaron ayer al Ayuntamiento de Viladecans a cerrar tres de los after hours catalanes con más afluencia de público. El cierre de los locales plantea un futuro incierto para 300 trabajadores y afectará a unos 3.000 clientes. Los responsables de las salas piden una solución que se adecúe a las necesidades de ocio de la sociedad y una regulación de este tipo de salas. Durante el fin de semana del 18 y 19 de septiembre se trató a 11 intoxicados por éxtasis líquido.

Apenas una hora tardó la Policía Local de Viladecans en cerrar durante la mañana de ayer las tres salas: Souvenir y Costa Sur-Merci, ambas en el polígono industrial Centre del municipio, y el Fritz, en la autovía de Castelldefels. La licencia de actividad las obligaba a cerrar a las 5.00 horas, pero las tres abrían una hora más tarde y no cerraban hasta el mediodía.

Pero lo que ha empujado al cierre son los continuos casos de intoxicación y tráfico de drogas ligados a la actividad de estas salas. Fueron especialmente graves el fin de semana del 18 y 19 de septiembre, cuando los servicios de urgencia del Hospital de Viladecans tuvieron que tratar 11 casos de intoxicación por consumo de un tipo de éxtasis líquido.

"Fue la gota que colmó el vaso", reconoce el teniente de alcalde de Actividades del Ayuntamiento, David Massana. Asegura que los responsables de las salas "sienten la misma preocupación y piensan que alguien ha de asumir los problemas de las drogas en este tipo de locales".

Las numerosas actas levantadas por la policía muestran que los titulares de los negocios no han mostrado ninguna intención de adecuar su actividad al marco legal vigente. Las tres salas acumulan tres expedientes en fase de tramitación. "Los titulares conocen la lentitud del proceso y juegan con ello", aseguró Massana.

El concejal asegura que tras el cierre cautelar, que también depende del Departamento de Interior, los propietarios de las tres salas han mostrado su voluntad de cumplir la ley.

Los propietarios de los locales insisten en adecuar la ley a los usos de la sociedad catalana actual. Óscar Fonseca, representante de Souvenir, asegura que "no se adecua a la realidad actual del ocio, ni garantiza el derecho a la libre elección entre las muchas ofertas de ocio en Cataluña, entre las que se encuentran los after hours". Fonseca cree necesaria una regulación que "garantice que las personas puedan elegir cuándo y cómo quieren divertirse en condiciones sanitarias y de seguridad suficientes". Para el representante de la sala la regulación es necesaria para "un hábito de ocio consolidado no sólo en Cataluña, sino también en el resto de España y Europa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 2 de octubre de 2004