Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

"No quiero ser una 'vedette' crónica", dice Charles Aznavour

El cantante francés presenta en Barcelona su libro de memorias

Recién cumplidos los 80 años, Charles Aznavour, uno de los cantantes franceses más reconocidos internacionalmente, ha dado una nueva muestra de su inagotable vitalidad con un libro de memorias, Le temps des avants, donde rememora las difíciles épocas de sus inicios profesionales en el mundo de la música. Ayer lo presentó en Barcelona, donde dijo que no está dispuesto a convertirse en "una vedette crónica".

La fama se instaló en su vida hace ya mucho, y no le ha abandonado desde entonces, pero Aznavour, que es también actor y compositor, se alegra de poder mantener ciertos límites entre su vida y su trabajo. "Sólo quiero ser un artista cuando estoy en el escenario, pero cuando termino de cantar me voy a casa y tengo otra vida", afirmó. Insistió en que no se considera una vedette. "Soy un cantante reconocido, lo cual es mucho más importante: la gente sabe mi nombre, viene a verme actuar, pero no me reconoce por la calle", se felicitó.

Le temps des avants se ha editado recientemente en Francia (Flammarion) y, de momento, no se ha traducido al castellano. No será por falta de admiradores. El acto de presentación del libro, en el Instituto Francés, demostró que aquí sus fans son legión. Muchos de los aspirantes a escuchar en vivo al autor de temas tan populares como La bohème o Que c'est triste Venise se quedaron con las ganas: el aforo fue insuficiente. Para consuelo de quienes no pudieron entrar, Aznavour no cantó. Se lo pidieron insistentemente desde el patio de butacas, pero él lo dejó bien claro: "Cantar es mi oficio, y para practicarlo debo prepararme moralmente", argumentó. Pero sí habló, y mucho, de sus orígenes, de sus primeros pasos en el mundo de la canción, en el que entró, según él, casi por designio genético. "No tenía claro que quisiera cantar, pero tampoco sabía hacer otra cosa. El hijo de panadero se hace panadero, el de banquero indudablemente se hará banquero. Yo soy hijo de cantante, y por eso me hice cantante".

Desplegó toda su sencillez y sentido del humor al compartir con el público algunas de las anécdotas que salpican el libro. En él ha intentado, dijo, abordar su vida "con sencillez", hablar de sus raíces y de su duro ascenso en el mundo del espectáculo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 1 de octubre de 2004