Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Amigo del mestizaje y la heterodoxia en el arte flamenco

La búsqueda de nuevos caminos y el interés por mezclar el flamenco con sonidos como el jazz, el rock o la música árabe, se refleja en los artistas que colaboran en el documental, donde se mezclan los palos clásicos con tendencias más modernas. Estas son las pruebas.

- Tomatito. Intimidad y flamenco puro son los rasgos del encuentro que el guitarrista y Morente interpretan en la puerta del Vino. Sentados en sendas sillas, se arrancan por soleares compuestas por el cantaor con las que rinde homenaje al concurso de cante jondo organizado por Manuel de Falla y Federico García Lorca en 1922. Tras el cante, ambos y Estrella Morente continúan conversando sobre sus visiones del flamenco y la importancia de la guitarra en el arte. Tomatito reconoce en Morente uno de los defensores de los guitarristas que, en los viejos espectáculos flamencos, ni siquiera salían en los carteles.

- Juan Habichuela. Morente y el guitarrista granadino dialogan en la terraza del primero sobre vivencias y recuerdos comunes cuando, de forma casi espontánea, comienzan a cantar por siguiriyas. La escena, según el director, José Sánchez Montes, recuerda el papel fundamental que Habichuela ha jugado en la carrera de Morente.

- Ute Lemper. La cantante alemana protagoniza junto al cantaor una escena de caracter onírico en la que Lemper comienza a soñar con una Alhambra vacía en la que perderse. El rodaje se realizó en el patio de los Arrayanes y en el de los Leones y Lemper interpreta el Vals en las ramas, de Lorca, cantado en inglés, Al final la cantante se despierta entre ordas de turistas que recorren estresados el palacio.

- Cheb Khaled. Morente y el músico raï interpretan las canciones que sus madres les cantaban cuando eran niños mientras pasean por la calle Calderería, en el barrio del Albaicín, repleto de comerciantes árabes.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 29 de septiembre de 2004