Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Expertos alertan del mayor riesgo de inundaciones por la ocupación urbanística "imprudente" del litoral

Expertos universitarios de Francia y España destacaron ayer en Alicante que la ocupación urbanística "imprudente" del litoral es una de las principales causas del aumento del riesgo de inundaciones por lluvias torrenciales en la cuenca del Mediterráneo. Este grupo de estudiosos, una veintena de profesores, participan en seminario sobre Riesgo de Inundaciones en el Mediterráneo Occidental que se inauguró ayer en la Universidad de Alicante. Los debates y conferencias se prolongarán hasta el próximo jueves.

La conferencia inaugural del seminario corrió a cargo de Jorge Olcina, director del Laboratorio de Climatología de la Universidad de Alicante. El catedrático avanzó primero su pronóstico a corto plazo, o sea, para el presente otoño. En este sentido, Olcina resaltó que la ausencia de bolsas de aire frío rebajan sensiblemente la formación de fenómeno meteorológico conocido como la gota fría. El meteorólogo vaticinó una situación anticiclónica, que prolongará el ambiente estival hasta los primeros días de octubre en el conjunto del territorio de la Comunidad Valencia.

En cuanto al análisis global de las causas del incremento de las inundaciones en esta área del litoral mediterráneo, Olcina hizo hincapié en el avance "indiscriminado" de las edificaciones. El profesor subrayó que hasta hace unos 30 años las zonas de riesgo se situaban entorno a las grandes cuencas hidrográficas, la del Júcar y la del Segura. Sin embargo, en los últimos decenios se ha producido una ocupación urbanística "imprudente" de los barrancos y ramblas de estas cuencas. Para el experto, los efectos de la fiebre constructora que se apoderado del litoral no han podido ser contrarrestados por las obras de canalización de barrancos y ríos ni tampoco por los avances de la ciencia a la hora de predecir los episodios de lluvias torrenciales. "Se ha perdido la memoria histórica de que esos barrancos y ramblas son susceptibles de inundaciones", concluyó el profesor.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004