Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

EU y Bloc tratan de unir fuerzas para no quedar fuera de las Cortes en 2007

La probabilidad de que la composición de las Cortes Valencianas quede limitada a los dos grupos mayoritarios -populares y socialistas- tras las elecciones autonómicas de 2007 es alta, al menos si no cambia la tendencia actual, que impediría a Esquerra Unida del País Valencià mantenerse por encima del 5% de los votos que da acceso al Parlamento -donde ahora cuenta con seis diputados- y al Bloc Nacionalista Valencià alcanzar ese mínimo imprescindible para lograr representación propia. El escenario genera inquietud en el seno de la formación que lidera Glòria Marcos, que analiza las posibles soluciones a una crisis que viene de lejos y afecta también a la organización federal de Izquierda Unida. Pero también en el partido que dirige Enric Morera, que busca por todos los medios evitar un nuevo fracaso de los nacionalistas. Por eso no es de extrañar que ambos partidos se busquen y hagan gestos y se lancen mensajes de acercamiento con la intención de sumar fuerzas y evitar el desastre. De momento, circunscritos al ámbito municipal.

Así, si el fin de semana el secretario de Política Municipal del Bloc, Damià Oliver, invitaba a EU a formar "un frente común" en la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) para conseguir que la nueva Ley de Régimen Local incluya la comarcalización y la supresión de las diputaciones, ayer el responsable del área homónima en EU, Josep Bort, calificaba de "muy positivo" que la formación nacionalista "asuma las propuestas programáticas" de su partido. Ambos dirigentes se entrevistaron ayer.

"Objetivo común"

"Estamos dispuestos a trasladar las propuestas que acordemos con el Bloc a las instituciones donde ellos no tengan representación", dijo Bort, quien invitó a Oliver a las jornadas de municipalismo y participación que EU-l'Entesa ha organizado para el próximo sábado. "Un día de trabajo que nos gustaría compartir con el Bloc para que participen de la dinámica de discusión y elaboración asamblearia que llevamos a cabo". Bort se mostró dispuesto a trasladar a las Cortes y a la Diputación de Valencia, donde los nacionalistas no tienen representación, las propuestas en las que ambos se pongan de acuerdo. Y añadió: "El objetivo común es desalojar a la derecha del Gobierno autonómico en el 2007 pero planteando una verdadera alternativa. Un trabajo que podemos iniciar desde ahora mismo poniéndonos de acuerdo en ayuntamientos donde no lo hemos logrado. Plantearemos al Bloc que no permitamos gobiernos del PP donde podamos evitarlo".

El mensaje está ahí. Pero el camino es difícil. Y no sólo por las diferencias que existen entre ambos partidos, sino también porque los dos están inmersos en problemas internos, precisamente por sus malos resultados electorales, y sus respectivas direcciones -tanto Glòria Marcos como Enric Morera ganaron por poco los congresos en los que fueron elegidos- tienen contestación interna.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 28 de septiembre de 2004