Apuntes

Un tutor para cada diez alumnos

Al concepto de tutoría entendido como horario de atención al alumno le nace un compañero, que no rival: las tutorías de transición. Un programa de acción tutorial universitaria, que convivirá con el existente, impulsado por la Universitat de València para la consolidación de tutorías específicas de primer curso para facilitar el tránsito entre el bachillerato y la vida universitaria. Las tutorías de transición arrancan este curso en 20 titulaciones e implican a 4.150 estudiantes y 369 profesores. Se pretende, según avanza María José Lorente, delegada del rector para el plan de incorporación a la universidad, que este sistema se instaure en el resto de titulaciones. El nombramiento de Lorente el pasado marzo se enmarca dentro de la preocupación existente en la Universitat para integrar a las nuevas generaciones de universitarios, lo que ha propiciado el proyecto Futura. Este plan coordinado por el vicerrectorado de Estudios replantea la relación entre secundaria y universidad a través de múltiples funciones informativas y de mejora docente. Las tutorías de transición son una más. Cada tutor tendrá asignado un máximo de diez estudiantes y no tendrá que ser necesariamente el profesor de la asignatura. Están previstas tres reuniones conjuntas y entrevistas individualizadas con los estudiantes. "Tampoco se tratan de profesores padres". Estas tutorías procurarán, entre otras funciones: orientar al estudiante en el diseño de su itinerario curricular; fomentar el uso de los recursos del centro; promover la participación estudiantil; detectar disfunciones en contenidos y docencia, etc.

El mayor número de estudiantes de las tutorías se concentra en los centros de mayor volumen: la familia económica, con 1.680 alumnos, seguida de Derecho, con 300. También contarán con el servicio tutorial este primer curso: Biología, Turismo, Física, Enfermería, Química, Maestro en Educación Física y las licenciaturas e ingenierías.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS