El Supremo rechaza que Carod cometiera delito al reunirse con ETA

La Sala Penal del Tribunal Supremo ha rechazado tres querellas y una denuncia presentadas contra el presidente de Esquerra Republicana de Catalunya, Josep Lluis Carod-Rovira, tras comprobar que su reunión con dirigentes de ETA en el sur de Francia el pasado mes de enero, no puede considerarse delito de encubrimiento ni de colaboración con la banda terrorista.

Según un auto dictado ayer por la Sala Penal del Supremo, las querellas de la asociación Manos Limpias, el Sindicato España 2000, la Asociación de Víctimas del Terrorismo y la denuncia de un particular contra Carod no son susceptibles de incardinarse en los tipos delictivos de encubrimiento o colaboración con banda armada "ni en ningún otro", por lo que procede su archivo.

Según las informaciones periodísticas aportadas por los querellantes, Carod se reunió en el sur de Francia, los días 3 y 4 de enero de 2004 con dirigentes de ETA, entre los que se encontraría José Antonio Urruticoetxea, alias Josu Ternera, con la finalidad de llegar a un acuerdo para que no se cometiesen atentados en Cataluña, a cambio de apoyo a los objetivos de autodeterminación.

Sobre el delito de encubrimiento esgrimido en la querella de Manos Limpias, el Supremo, siguiendo el dictamen del Ministerio Fiscal, explica que en la conducta de Carod "no se descubre ningún acto de ayuda a personas para eludir la investigación de la autoridad y sus agentes".

En cuanto al delito de colaboración con banda armada, el Supremo señala que la esencia de dicho delito consiste en poner a disposición de la banda terrorista "determinadas informaciones, medios económicos o de transporte, infraestructura o servicios de cualquier tipo que la organización obtendría más difícilmente, o en ocasiones le sería imposible obtener sin ayuda externa".

El presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, y la portavoz de ERC, Marina Llansana expresaron su satisfacción por la decisión. "¿Aún no la había archivado?" se sorprendió Maragall al ser preguntado por ello. "Pues muy bien, me alegro", añadió.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0024, 24 de septiembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50