Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los niños españoles y británicos son los que más televisión ven en la UE

Los menores de 14 años pasan al día más de tres horas y media frente a la pantalla

Los niños españoles forman parte del grupo de teleadictos de la Unión Europea. Ocupan el segundo puesto en consumo de televisión, con 218 minutos diarios, sólo detrás de los británicos, que permanecen ante la pequeña pantalla 228 minutos. Pero la mayoría de ellos ve contenidos de adultos o cargados de demasiada violencia. Una encuesta de la Confederación Española de Amas de Casa, Consumidores y Usuarios (CEACCU) revela que la mitad de los padres considera que un alto porcentaje de los programas para niños y adolescentes son "perjudiciales".

Los niños españoles están enganchados al televisor tres horas y media, casi tanto tiempo como el que pasan en el colegio (alrededor de 300 minutos diarios). Más del 40% de las familias encuestadas opina que dedican "demasiado" tiempo a ver la televisión. Sin embargo, a la hora de poner límites, el 36% de los padres con niños de entre seis y doce años no toma ningún tipo de medidas restrictivas.

Un alto porcentaje (casi la mitad) entiende que la mayor parte de los programas actuales para niños y adolescentes "a veces son perjudiciales" porque tienen demasiada violencia. Menos de un 5% opina que son "beneficiosos". Así se desprende de una encuesta realizada entre 900 familias con cuestionarios divididos en tres tramos de edad (hasta los seis años, de siete a 12 y de más de 12). El trabajo de campo se llevó a cabo en 44 provincias entre el 1 y el 15 de julio.

Los datos muestran que el 10% de los niños de menos de seis años ve la televisión después de las nueve de la noche y alrededor de 800.000 menores de 14 están pegados a la pantalla a partir de las 22.00. A esa hora termina el horario de protección infantil fijado en la legislación española y las cadenas están autorizadas a emitir espacios con carga de violencia o de sexo. Estos menores permanecen ante el televisor después de las diez de la noche durante 41 minutos de media.

Otros estudios anteriores han dado cifras más bajas, como el encargado por el Ministerio de Educación a la Fundación Infancia y Aprendizaje, que, para menores de 12 años, situaba el tiempo medio de visionado en 146 minutos. Otros informes, en cambio, han ofrecido datos similares. El estudio de la Asociación para la Investigación de Medios de Comunicación presentado en julio pasado, establecía que el 95,3% de los niños ve la televisión de forma regular. El bloque favorito entre los espectadores de 8 y 13 años es la noche y los 30 minutos más vistos se concentran entre las 22.00 y las 22.30. A principios de año, el Consejo Audiovisual de Cataluña daba la voz de alarma al concluir que los menores de 12 años pasan al año más tiempo ante el televisor (990 horas) que en la escuela (960).

La gran mayoría de los niños ve la televisión "todos o casi todos los días". A esa actividad se enganchan desde muy temprana edad: entre los menores de seis años, el 24% comenzó a consumir imágenes antes de cumplir los dos y el 40% lo hizo entre los dos y los tres años. A la hora de elegir qué ver, la escasa oferta de contenidos infantiles y juveniles está provocando que el público menudo se desplace hacia las franjas de adultos, según recalcó la presidenta de CEACCU, Isabel Ávila.

Los programas favoritos son las series de producción propia emitidas en horario de máxima audiencia y concretamente, después de las 22.00. Los audímetros reflejan que durante la pasada temporada, los menores se decantaron Ana y los 7 (TVE), Los Serrano (Tele 5), Aquí no hay quien viva (Antena 3) y el concurso de telerrealidad Gran Hermano (Tele 5). Los dibujos animados, según el estudio, son la opción favorita entre los más pequeños, pero a partir de los seis años van ganando terreno las series y los concursos.

El desentendimiento de los padres sobre los espacios que ven sus hijos es una nota común. En torno al 14% "casi nunca" conversa con sus hijos o comenta los programas que ve y más del 10% confiesa que "lo intenta pero no hacen caso". Los autores del estudio subrayan que en cuatro de cada diez familias no se cambia de canal o se apaga la televisión si los menores están viendo algún programa que no consideran adecuado.

La mayoría de los encuestados (nueve de cada diez) denuncia que las cadenas no se preocupan de cooperar con los padres programando espacios adecuados para la infancia y la juventud. Y el 80% respalda la creación de un consejo audiovisual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de septiembre de 2004