Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA CAPITAL ENTIERRA LA M-30

Comienzan las obras de la M-30, que se alargarán hasta mediados de 2007

Gallardón inicia el proyecto de ingeniería más caro abordado nunca por un Ayuntamiento

Hoy se inicia en Madrid la obra de ingeniería de mayores dimensiones encarada nunca por un ayuntamiento español. Y también la más cara (4.000 millones de euros). La reforma de la vía de circunvalación M-30 arranca en nueve puntos -de un total de 21 actuaciones previstas en sus 32 kilómetros- y provocará desvíos de tráfico en los próximos dos años y medio. La obra más complicada será el doble túnel del nudo sur. El tramo del río aún no se toca.

La empresa municipal Madrid Calle 30 -encargada de financiar la promesa estrella de Ruiz-Gallardón, y que en breve será coparticipada por un socio privado- adjudicó el pasado 12 de agosto los nueve primeros proyectos de obra por más de mil millones de euros. Esa cantidad sólo la cobrarán las constructoras, como el resto del coste total, una vez terminados los trabajos (como pronto en 2007), y en un plazo de 35 años. Así que no será este gobierno municipal, sino los sucesivos, los que hagan frente al coste de la macro-obra, considerada "faraónica" y "despilfarradora" por la oposición.

Los trabajos que comienzan hoy no implican aún el desembarco de maquinaria pesada ni desvíos de tráfico. Durante los próximos "dos o tres meses", los operarios de las ocho empresas constructoras se limitarán a tratar de desentrañar la malla de canalizaciones -luz, agua...- que pueblan el subsuelo. A esas tuberías hay que buscarles un nuevo emplazamiento para hacer sitio a los túneles que se van a construir, y en eso se invertirán las primeras semanas.

Luego comenzarán las obras de verdad, con la dificultad de que han de hacerse sin interrumplir la circulación en el anillo de la M-30. Habrá, eso sí, desvíos y cortes puntuales, desde finales de octubre y principalmente a partir de noviembre. El bypass sur -un doble túnel de cuatro kilómetros- es el único que, aunque oficialmente arranca hoy, tardará un año en iniciar la excavación.

Lo que sigue es un resumen de estas primeras nueve actuaciones (ver gráfico) y su repercusión.

Enlace con la zona oeste La más sencilla

Es la obra más sencilla de todas, y, según Manuel Arnaiz, director general de Infraestructuras Urbanas, no implicará problemas de desvíos o cortes porque los operarios van a usar un "suelo vacante". El objetivo es ampliar a tres los carriles de enlace a la zona noroeste de la M-30, pasada la glorieta de Francisco Bayeu. La obra tiene un plazo de ejecución de dos años, costará 30,5 millones y la va a realizar OHL.

Avenida de la Ilustración Conexión con la M-607

En este tramo lo que se pretende es crear una conexión directa, con un nuevo puente, entre la M-30 y la carretera de Colmenar (M-607). En la actualidad, quien quiere realizar ese trayecto debe pasar por el nudo de Manoteras. La obra tardará en terminarse año y medio, con un coste de 23,5 millones de euros. La empresa encargada es también OHL.

Nudo de la Paloma Un túnel y un puente

"Aquí hay muchos problemas de circulación porque los conductores que quieren salir de la M-30 hacia Pío XII o el paseo de la Castellana se encuentran con los que entran a la M-30 desde Príncipe de Vergara. Todos en el mismo carril. Y se forma el gran atasco", explica Arnaiz. La solución pasa, según Urbanismo, por separar ambos movimientos: los que salen de la carretera de circunvalación seguirán por el puente, y los que quieran entrar lo harán a través de un nuevo túnel. Una obra de 24 meses de duración y casi 50 millones. La realizará la UTE Corsan/Corviam.

Nudo de Costa Rica Separar el tráfico

Esta actuación "prácticamente no afectará, durante su ejecución, al tráfico de la M-30, pero sí al de la calle de Costa Rica", dice el director general de Infraestructuras Urbanas. Se trata de separar el tráfico de quienes van hacia la carretera de circunvalación, que seguirían en superficie, y quienes se dirigen desde Costa Rica a la Gran Vía de Hortaleza, para los que se construirá un paso subterráneo. Así se evitarían, según el Ayuntamiento, los atascos que se producen ahora en la plaza de José María Soler. La obra, que durará 14 meses y costará 24,3 millones de euros, obligará a realizar desvíos de tráfico "por fases" en Costa Rica, y a utilizar parte de sus aceras para crear carriles provisionales. La adjudicataria es Sando/Ploder.

Avenida de América Un nudo "carretero"

Manuel Arnaiz afirma que cuando fue construido este tramo de la M-30, a mediados del siglo XX (entonces era simplemente la avenida de la Paz), los ingenieros no podían imaginar el volumen de tráfico que alcanzaría -más de 600.000 conductores en todo el anillo cada día-. Por eso, dice, sus conexiones con carreteras adyacentes, en este caso con la A-2, tienen un "trazado carretero: es un nudo pensado para estar en medio del campo". Es decir, que ya no sirve. El Ayuntamiento quiere habilitar aquí "carriles propios para cada movimiento, unos en superficie y otros en túnel". Ahora, señala Arnaiz, "en un mismo carril de ese nudo de conexión se juntan quienes tratan de ir a sitios distintos. Por eso, al final se forma un entrelazado y el consiguiente atasco". La remodelación de este enlace es una de las obras que más problemas de tráfico puede traer; el director general admite que, aunque se usen las "zonas vacantes para abrir calzadas provisionales", la velocidad de los vehículos tendrá que ralentizarse, y eso se notará en las horas punta: la retención "empezará 15 minutos antes y terminará 30 minutos después de lo habitual". La obra, a cargo de Aldesa, debe estar lista en diciembre de 2005. Costará casi 23 millones.

Conexión con O'Donnell Nuevos ramales

En el nudo de O'Donnell, también sobre la antigua avenida de la Paz, se produce una situación similar, según Urbanismo. En un puente de escasa capacidad se encuentran los conductores que entran a la M-30 y los que salen hacia el centro y hacia Vicálvaro. La solución ideada por los técnicos es construir un puente nuevo y una conexión subterránea, ambos para uno de los sentidos, y dejar el puente viejo para el otro. Eso obligará a realizar desvíos de tráfico en este nudo de conexión durante el año y medio que durará la obra. Según Arnaiz, los cortes "no afectarán tanto a la circulación de la M-30 cuanto a los ramales de conexión desde O'Donnell". El proyecto de obra -encargado a la UTE Ortiz/Ogensa por 16,5 millones de euros- incluye la construcción de un ramal directo para evitar el rodeo que hay que dar desde la avenida del Marqués de Corbera a la M-30 Sur.

Enlace con la A-3 Evitar Conde de Casal

La mejora del enlace entre la vía de circunvalación y la carretera de Valencia consiste en la excavación de dos pequeños túneles, uno para cada sentido: de la M-30 norte a la A-3 y de ésta a la M-30 sur. La conexión será "directa, evitando el paso por la plaza Conde de Casal y por el actual puente de la Lira", explican desde Urbanismo. Para lograrlo habrá que cortar un carril por sentido de la M-30 en este tramo durante meses, aunque el director general de Infraestructuras Urbanas asegura que se optará por usar las vías de servicio, no los carriles centrales. Serán dos años completos de trabajos, y una de las obras más caras: 170,7 millones de euros. La hará Sacyr.

'Bypass' sur Túneles "sin precedentes"

Aunque en el pliego de adjudicación figura como dos proyectos distintos, los números 8 y 9, en realidad se trata de una única obra: la construcción de un doble túnel que una los lados este y oeste de la M-30 salvando el siempre colapsado nudo sur. Es la obra más compleja y también la más cara de estas primeras actuaciones (en total, 742 millones). Entre otras cosas porque requiere de una "maquinaria excepcional", unas enormes tuneladoras -éste es el único punto en el que se usarán- que tardarán un año en estar listas. Por eso, en este tramo el grueso de los trabajos no comenzará hasta el verano de 2005. Hasta entonces los obreros van a limitarse a desviar las canalizaciones subterráneas y abrir el pozo de acometida, un descomunal foso en el parque de Arganzuela. De allí arrancarán los dos túneles, de cuatro kilómetros de longitud, 13,5 metros de diámetro y tres carriles cada uno. El primero ordenará el tráfico hacia el este, el segundo hacia el oeste. "No hay precedentes en España de túneles de estas dimensiones", subraya Manuel Arnaiz. Su construcción, encargada a Necso/Ferrovial y Dragados/FCC será inaugurada, si se cumplen los plazos, en abril de 2007, poco antes de las elecciones municipales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004