Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Irán desafía a la ONU y afirma que seguirá enriqueciendo uranio

"Teherán debe abandonar su intento de hacerse con armas nucleares", dice EE UU

Teherán / Viena

Pese a que Francia, Reino Unido y Alemania lograron que el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) no diera un ultimátum a Irán, como pretendía Estados Unidos, la resolución de la agencia atómica de la ONU que exige a Teherán que deje de enriquecer uranio desató las iras del Gobierno iraní. Teherán "no aceptará las exigencias" del OIEA porque son "ilegales", dijo ayer el secretario del Consejo Nacional de Seguridad, Hasan Rohani.

Durante una conferencia de prensa, Rohani señaló que "cualquier resolución que busque obligarnos a la suspensión (del enriquecimiento de uranio) es inaceptable y, por tanto, no la acataremos". El nuevo pulso entre Teherán y la comunidad internacional tiene su origen en la resolución que la Junta de Gobernadores del OIEA, reunida el sábado en Viena, aprobó por unanimidad.

El OIEA estableció que para cuando la junta vuelva a reunirse, el 25 de noviembre, Irán habrá debido aclarar todas las dudas que ahora persisten sobre su programa atómico.

Rohani advirtió además de que su país no permitirá las inspecciones sin previo aviso que prevé el Protocolo Adicional del Tratado de No Proliferación (TNP) nuclear. Tras un tira y afloja de varios meses con Estados Unidos, Irán -a instancias de Francia, Reino Unido y Alemania- accedió en diciembre pasado a firmar el protocolo adicional, pero aún no lo ha ratificado el Parlamento, en el que, tras las elecciones de febrero pasado, los conservadores más cercanos al régimen de los ayatolás se han hecho con una amplia mayoría de los escaños existentes.

Un portavoz parlamentario aseguró ayer que el protocolo no se ratificará si finalmente el OIEA lleva el caso de Irán al Consejo de Seguridad de la ONU, como pretende hacer Estados Unidos. El presidente del Parlamento iraní, Golam Alí Hadad Adel, afirmó que su país "continuará el enriquecimiento de uranio si lo considera conveniente, y lo parará si no lo cree necesario".

"Cuenta atrás"

"Irán debe cumplir. La cuenta atrás hacia la próxima reunión de la junta ha empezado", declaró ayer en Viena el secretario de Energía de EE UU, Spencer Abraham. "La Junta del OIEA ha mandado un mensaje muy claro a Irán: debe abandonar sus intentos de hacerse con armas nucleares y debe responder a todas las preguntas y suspender sus actividades de enriquecimiento", añadió Abraham en el marco de una conferencia internacional sobre la reducción de riesgos atómicos.

Rohani reconoció que su país lleva un tiempo sin enriquecer uranio, pero matizó que ha sido una suspensión "completamente voluntaria, y la República Islámica no ha adquirido ningún compromiso" para ello. El responsable iraní añadió que esa decisión "voluntaria" se tomó el pasado año "para mostrar nuestra buena fe, pero la situación actual es totalmente distinta dado que no existe ninguna ambigüedad sobre nuestras actividades nucleares pacíficas".

Aunque el enriquecimiento de uranio está permitido con fines civiles y no forma parte del TNP, los países que presentaron el proyecto de resolución (Francia, Alemania y Reino Unido) sostienen que las actividades que lleva a cabo Irán pueden tener usos militares. Varios países emergentes, liderados por Brasil y Suráfrica, habían bloqueado durante días un acuerdo de la Junta del OIEA, al temer que un llamamiento a suspender definitivamente el enriquecimiento de uranio pueda sentar un precedente no deseado, ya que va más allá del mandato del TNP. Además, criticaron la propuesta por discriminatoria, ante la diferente postura adoptada por el OIEA en relación al enriquecimiento de uranio en Corea del Sur y en Irán.

El Gobierno iraní siempre ha dicho que su desarrollo de la energía nuclear tiene exclusivamente fines pacíficos. Tras la aprobación de la resolución por la Junta de la OIEA, el jefe de la delegación iraní en la reunión, Hosein Musavian, la descalificó porque se basa sólo en razones políticas. "Irán considera como meramente política, y el comportamiento europeo como ilógico", dijo en Viena, y añadió que los países europeos no han tenido en cuenta el último informe de Mohamed el Baradei -director del OIEA- que indica que Irán está mostrando cooperación y buena voluntad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 20 de septiembre de 2004