_
_
_
_
_

Los hipermercados italianos acuerdan con el Gobierno congelar los precios hasta final de año

Enric González

Los hipermercados y grandes superficies de venta italianos decidieron ayer congelar los precios hasta el 31 de diciembre, para ayudar a combatir el encarecimiento de la cesta de la compra. En un acuerdo con el Gobierno, éste les ofreció, a cambio, mayor flexibilidad en la organización de las rebajas y en los horarios de apertura. Las asociaciones de consumidores y los pequeños comerciantes consideraron que el acuerdo resultaba insignificante respecto a la inflación y encubría, en cambio, una apuesta gubernamental a favor de las grandes superficies.

El ministro de Actividades Productivas (Industria), Antonio Marzano, se había comprometido a lograr un acuerdo con los comerciantes que frenara la subida de los precios desde que, en primavera, el encarecimiento del petróleo provocó un nuevo tirón al alza. En realidad, los precios se convirtieron en un problema para el Gobierno desde que la entrada del euro produjo un aumento medio del 15%, con puntas de hasta el 100%, en los productos más cotidianos, como la alimentación o el café. Los redondeos y otras prácticas fueron muy perceptibles en los mercados.

Las asociaciones de consumidores descalificaron el acuerdo entre el Gobierno y las grandes superficies. "Es una provocación para las familias que no consiguen llegar a fin de mes", dijo Elio Lanutti, de Intesaconsumatori. "Para hacer creíble y aceptable el acuerdo habría que haber bajado los precios al menos entre un 10% y un 15%, después de que el sector de la gran distribución ha rapiñado a los italianos con aumentos de dos dígitos", añadió. Ayer mismo se celebró en toda Italia, con resultados poco apreciables, una "huelga de consumo" apoyada por los grandes sindicatos para protestar contra el alza de precios.

Los pequeños comerciantes también criticaron el acuerdo. "Es un enorme error", declaró Marco Venturi, presidente de Confesercenti. "Buscar entendimientos con los grandes, que ya dominan el 70% del mercado, a cambio de una mayor liberalización equivale a destruir científicamente al pequeño comercio", añadió.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_