La producción de mandarinas superará a la de naranjas por primera vez en cinco campañas, según la previsión

Si la meteorología no lo impide y las previsiones realizadas por la Consejería de Agricultura son correctas, la próxima campaña citrícola superará los 3,84 millones de toneladas. La cifra es similar a la alcanzada en la última campaña -registra un leve repunte del 0,25%- aunque el desglose por variedades muestra la "clementización" que vive la citricultura valenciana. De hecho, el aforo que ayer presentó el nuevo consejero de Agricultura, Juan Cotino, prevé que la producción de mandarinas alcance las 1.977.072 toneladas, lo que supone un fuerte aumento del 15,33% sobre la campaña precedente. Esta evolución obedece en buena parte a la entrada en producción de nuevas plantaciones de clementinas en la provincia de Castellón, superados los efectos de la tristeza en años pasados. Esta cosecha, además, es superior a la de naranjas por primera vez desde la campaña 1999/2000.

La producción prevista de naranjas es de 1.572.133 toneladas, cifra que supone un retroceso del 11,24% sobre la campaña 2003/2004. La de limones, por su parte, disminuirá en un 15,24% hasta las 294.699 toneladas.

Juan Cotino explicó ayer el mantenimiento de las cifras de producción a pesar del perjuicio que el mal tiempo ocasionó en la primera mitad de este año a algunas zonas citrícolas. El consejero dijo que a pesar de las heladas primaverales secaron los brotes de la primera floración la "buena meteorología posterior" favoreció la recuperación de las plantaciones afectadas y a que la reducción de la producción prevista inicialmente fuera menor.

Agricultura también ha detectado la redefinición del mapa varietal citrícola. El muestreo, de hecho, detecta un retroceso de variedades citrícolas clásicas, tanto en mandarinas como en naranjas.

El desglose provincial muestra que en Castellón se espera que la cosecha supere en un 28,72% la de la campaña anterior (con el ya citado fuerte repunte de las mandarinas). Una evolución contraria tendrá Alicante, donde se prevé una caída del 6,64%. En Valencia, la producción caerá un 4,36%.

Cotino aprovechó la rueda de prensa para criticar a la ministra de Agricultura, Cristina Narbona, de la que, dijo, "es la principal plaga de la agricultura" valenciana. "Plaga, que, además, no sabemos exactamente cómo combatir", dijo. El consejero reiteró la necesidad de obtener agua a buen precio y de calidad.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

La Asociación Valenciana de Agricultores (AVA) valoró los datos aunque advirtió de ajustes finales en las cifras porque Agricultura no ha tenido en cuenta los pedriscos y las inundaciones registradas en Valencia y Castellón a principios de mes. La organización explicó que esta campaña llega retrasada por lo que pidió a los agricultores que recolecten la fruta cuando esté madura. La misma recomendación que realizó el secretario general de la Unió de Llauradors, Joan Brusca, quien destacó el aumento de producción de las variedades más tempranas. Brusca también subrayó el aumento de clemenules. El responsable agrario considera que a priori la próxima será una campaña más corta porque hay menos producción de variedades tardías y considera que los precios deberían ser mejores.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS