LOS PROBLEMAS DE LOS INMIGRANTES

La policía detiene a los responsables de una empresa en la que trabajaban 32 'sin papeles'

Agentes del Cuerpo Nacional de Policía de Málaga detuvieron el pasado 31 de agosto a los responsables y empleados de la empresa Pulimentos El Viso, de Málaga, por emplear a 32 inmigrantes sin papeles. Según una nota de la policía, la empresa explotaba a una treintena de inmigrantes con horarios abusivos y salarios bajos tras captarlos en la Costa del Sol. Los seis españoles detenidos quedaron el jueves en libertad con cargos. Han declarado que han intentado, sin éxito, regularizar la situación de sus trabajadores en infinidad de ocasiones.

Las furgonetas de la empresa de Pulimentos El Viso recogían a una treintena de inmigrantes irregulares cada mañana en una plaza de Torremolinos (Málaga). De ahí, eran trasladados a las contratas de la empresa en la Costa del Sol. El negocio terminó el martes. A las 07.00 fueron detenidos los dos conductores de la empresa, el dueño, su hermana, su padre, un comercial y 32 inmigrantes que trabajaban con ellos. En la operación participó la Unidad de Intervención Policial (los antidisturbios).

De los inmigrantes, 29 tienen ya una orden de expulsión. Otros tres están detenidos por tener causas pendientes. En el grupo hay uruguayos, rumanos, colombianos, moldavos, marroquíes, un ghanés y un venezolano. Todos son hombres.

Javier Hirschfeld, abogado de la empresa, aseguró ayer que todo fue una desproporción policial. "Yo le había advertido a José Ramón [el dueño de la empresa] de que se arriesgaba trabajando con tantos inmigrantes sin papeles. Siempre me decía que no encontraba mano de obra y que había intentado regularizarlos sin respuesta", afirmó ayer Hirschfeld por teléfono.

Libertad sin fianza

El jueves a las 17.00, los seis detenidos prestaron declaración en el Juzgado de Instrucción número 4 de Torremolinos. Quedaron en libertad sin fianza, según el abogado. El juez les imputa un delito contra los derechos de los trabajadores extranjeros y les reprochó que su actuación favorece la inmigración ilegal.

La policía asegura que no tenían a los trabajadores dados de alta en la Seguridad Social, algo que han reconocido los acusados. Hirschfeld afirma que no hay mano de obra en la Costa del Sol para trabajar en el acristalamiento y el pulimentado de las obras. "El día 30, la empresa presentó en la Subdelegación del Gobierno la petición para legalizar a sus trabajadores. Tengo el papel sellado. Además tenemos los informes del INEM contestando que no hay trabajadores cualificados", asegura Hirschfeld. Éste insiste en que los inmigrantes cobraban según el convenio (entre 36 y 56 euros al día) y que la jornada era la normal en el sector. "La policía cree que ha desarticulado una banda de trata de inmigrantes, pero no es así", concluyó Hirschfeld.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0003, 03 de septiembre de 2004.

Lo más visto en...

Top 50