Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los terroristas chechenos se atrincheran tras liberar a 26 madres y bebés

Los secuestradores, que mantienen a más de 300 rehenes, se niegan a recibir nada del exterior

Los terroristas chechenos que el miércoles asaltaron un colegio en Osetia del Norte liberaron ayer a 26 madres y bebés que habían acudido a acompañar a escolares en su primer día de clase. Los terroristas, que recuerdan el gas letal que en 2002 acabó con la vida de los asaltantes y de más de cien rehenes en un teatro de Moscú, se negaron ayer a recibir comida, agua o medicinas del exterior y rechazaron también un corredor para huir hacia las montañas de Chechenia. Los familiares de los escolares vivían ayer con angustia la segunda jornada del secuestro de más de 300 personas, entre ellas más de un centenar de niños.

MÁS INFORMACIÓN

Algunas madres, como Tsakáyeva Púshkina, que el miércoles había acudido a dejar a dos de sus hijos en el colegio, rechazaron ayer la posibilidad de salir del recinto con sus bebés. Tras entregar a su pequeño a otra mujer, Púshkina se quedó secuestrada con sus otros dos niños. Lo mismo hizo Raya Yuzhekévich. Éstas fueron las historias del segundo día del secuestro, conocidas tras la liberación de 26 rehenes.

Fue el único avance que admitieron los separatistas chechenos, que rechazaron recibir cualquier asistencia del exterior. El presidente de Rusia, Vladímir Putin, suspendió su previsto viaje a Turquía y descartó una solución por la fuerza. "Todas las acciones de nuestras fuerzas, dedicadas a la liberación de los rehenes, serán subordinadas en exclusiva a esta tarea", declaró Putin en Moscú. En la capital de Rusia, mientras tanto, cundió el pánico tras conocerse que una supuesta terrorista chechena está allí lista para actuar. Otras dos suicidas derribaron sendos aviones la semana pasada y una más cometió un atentado el martes en una boca del metro de Moscú.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 3 de septiembre de 2004