Columna
Artículos estrictamente de opinión que responden al estilo propio del autor. Estos textos de opinión han de basarse en datos verificados y ser respetuosos con las personas aunque se critiquen sus actos. Todas las columnas de opinión de personas ajenas a la Redacción de EL PAÍS llevarán, tras la última línea, un pie de autor —por conocido que éste sea— donde se indique el cargo, título, militancia política (en su caso) u ocupación principal, o la que esté o estuvo relacionada con el tema abordado

Optimismo

He de confesar que vuelvo a esta columna, tras las vacaciones, con el ánimo reconfortado y lleno de optimismo de cara a nuestro futuro como valencianos. Porque la verdad es que algunos sucesos acaecidos durante el verano me sumieron en el pesimismo y la desesperanza. Fueron aquellos días en que todo parecía indicar que el PP se iba a partir en dos: zaplanistas y campistas. Aquel plante en las Cortes de un grupo de parlamentarios del PP, no asistiendo al pleno en que el presidente Camps iba a presentar un gran proyecto de inversiones, hacía temer lo peor. Se decía que era un grupo de parlamentarios seguidores del ex presidente Zaplana, y por él dirigido, con el fin de poder enfrentarse a Camps y disputarle el liderazgo del PP en la Comunidad Valenciana. Afortunadamente, nada de esto es cierto. Tan sólo un espejismo. Lo ha explicado bien claramente el mismo Camps en una entrevista en la Cadena SER. Preguntado por el periodista sobre el plante de un grupo de diputados "zaplanistas" en las Cortes, contestó lo siguiente: "No hay un grupo que pueda clasificarse de una cosa o de la otra, dentro del propio Grupo Popular. Eso no es así. Independientemente de los momentos que hayamos podido vivir, como viven todas las organizaciones humanas, sociales o políticas en algunas circunstancias determinadas. Pero eso no es así. De verdad se lo digo. Este partido, además, no sólo ratificó su mayoría absoluta en las pasadas autonómicas sino también en las europeas". O sea, que podemos estar tranquilos. Aquí no ha pasado nada. Salvo que se volvió a ganar por mayoría absoluta. También afirmó Camps que la eurorregión que promueve Maragall es algo que a los valencianos no nos conviene, no nos interesa. ¡Menos mal! Otra razón para mi optimismo. Meterse en ese tinglado hubiese sido peligroso. Los catalanes, ya se sabe... mos ho volen furtar tot. Y es que lo importante para nuestro futuro está en el eje de la prosperidad que forman Madrid-Valencia-Mallorca. ¡Ahí es nada! El jugo y provecho que podemos sacarle al citado eje para nuestro beneficio. Esa es la inteligente propuesta de Camps frente a la eurorregión de Maragall. ¡Se van a enterar más de cuatro!

fburguera@inves.es

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS