_
_
_
_

Trombas de agua sobre la costa catalana

Una espectacular tromba de agua dejó ayer por la mañana cantidades de lluvia igualmente espectaculares en el norte de la comarca del Tarragonès y en el Baix Penedès. En sólo dos horas, Coma-ruga recibió 113 litros de agua por metro cuadrado y El Vendrell, 81 litros durante una hora. Este aguacero causó una docena de avisos de particulares a los bomberos, aunque solamente tuvieron que actuar para achicar agua de unos bajos inundados en Coma-ruga. La lluvia también causó problemas en las carreteras de la zona. Así, según informó el Servicio Catalán de Tráfico, los Mossos d'Esquadra cortaron la circulación de turismos en la N-340 entre las 13.30 y las 15.00 entre Creixell y El Vendrell, y la Policía Local de Cunit cortó durante dos horas la C-31 a su paso por esta localidad. Los agentes desviaron el tráfico por la AP-7.

Por otra parte, la tormenta que se abatió en la madrugada de ayer sobre Barcelona afectó a las conducciones eléctricas subterráneas y causó la avería de medio centenar de semáforos del centro de la ciudad. En algunos casos, el apagón duró apenas unos minutos y en otros se alargó durante varias horas. A media tarde de ayer aún quedaban 18 semáforos sin funcionar en los que seguían trabajando los técnicos de mantenimiento.

La parte alta de la Diagonal fue la zona de la ciudad donde cayó más cantidad de agua: 28 litros por metro cuadrado. La media para toda la ciudad fue de 10,3 litros por metro cuadrado.

Una familia extranjera intenta extraer sus pertenencias del vehículo en una calle de Coma-ruga inundada por la lluvia.
Una familia extranjera intenta extraer sus pertenencias del vehículo en una calle de Coma-ruga inundada por la lluvia.JOSEP LLUÍS SELLART
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_