Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La CMT no se trasladará de inmediato a Barcelona

El controvertido traslado de la sede de la Comisión del Mercado de las Telecomunicaciones (CMT) de Madrid a Barcelona no será inmediato. Así lo reconoció ayer el ministro de Industria, José Montilla, en su intervención en la UIMP, adelantando que ya se han iniciado conversaciones con las partes implicadas "para intentar conciliar los intereses legítimos de los trabajadores del organismo con los del interés general".

Horas antes, el presidente de la CMT, Carlos Bustelo, que también participa en los cursos, volvió a mostrar el malestar que hay en el seno de la institución por este traslado, del que "no existe ninguna comunicación oficial del Gobierno". "Sabemos que nos iremos a Barcelona porque lo dijo el señor Maragall tras entrevistarse con Zapatero, pero no hemos recibido ninguna notificación". Según Bustelo, será precisa una disposición con rango de ley para que el traslado sea legal. Montilla respondió que Bustelo conocía "desde el principio" la decisión del Ejecutivo de trasladar la sede de la CMT a Barcelona.

El tradicional foro de las telecomunicaciones volvió a convertirse este año en un cruce de quejas y declaraciones a propósito de la legislación del sector. El presidente de Telefónica, César Alierta, no dudó en señalar la regulación como el primer riesgo de la compañía para rentabilizar su inversión. En este sentido, pidió que se desregule completamente la oferta mayorista ADSL en las áreas donde exista competencia en infraestructuras (operadores de cable) y que se liberalicen los precios minoristas, que ahora fija el regulador para Telefónica.

Regulación de tarifas

No obstante, el presidente de la operadora mostró su acuerdo con la decisión del Gobierno de mantener la regulación de las tarifas telefónicas el próximo año mediante el sistema de precios máximos (price cap), frente a la promesa del Ejecutivo anterior, que anunció su liberalización en 2005. Alierta considera consecuente esta postura con las directrices de Bruselas, que establecen que hasta que el organismo regulador no elabore el informe sobre el estado de la competencia en cada uno de los mercados de telecomunicaciones (telefonía móvil, fija, acceso a Internet, etcétera), el Ejecutivo no puede modificar ningún aspecto significativo del sistema y, en particular, la fijación de precios.

La CMT está elaborando en estos momentos ese estudio, cuyas conclusiones no se esperan hasta la próxima primavera. Hasta esa fecha al menos, las tarifas de Telefónica seguirán intervenidas por el Ejecutivo, que ya tiene listos los reglamentos que desarrollan la Ley General de Telecomunicaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de agosto de 2004