Pujol admite que la Constitución europea divide a Convergència

Convergència i Unió (CiU) afronta tan dividida el debate sobre la Constitución europea que el referéndum se ha convertido en un "problema" para la federación, según reconoció la noche del viernes el presidente de CiU, Jordi Pujol. El ex presidente de la Generalitat, que asistió a la tradicional cena con militantes de Ripoll (Girona) que marca el final de sus vacaciones, eludió explicitar su posición hasta el congreso extraordinario que Convergència Democràtica (CDC) celebrará para decidir su posición.

Las posiciones, por ahora, están muy enconadas. Una treintena de militantes de base y concejales han creado la plataforma Convergents pel No y buscan adhesiones a un manifiesto, a pesar de que el secretario general de CDC, Artur Mas, pidió explícitamente a los militantes del partido que se abstuvieran de expresar públicamente su posición.

Dirigentes tan destacados como el portavoz parlamentario, Felip Puig, el presidente del grupo municipal de Barcelona, Xavier Trias, y el ex eurodiputado Joan Vallvè han dejado claro que no quieren votar a favor. En cambio, históricos como Miquel Roca y Josep Maria Cullell han escrito artículos defendiendo el . Unió Democràtica (UDC), el socio menor de la federación, también ha expresado su predisposición hacia el .

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 28 de agosto de 2004.

Lo más visto en...

Top 50