Entrevista:Miguel Poveda | PANORAMA DEL FLAMENCO ACTUAL: EL CANTE

"Muchos luchan contra los que hacen algo distinto"

Un muchacho de 20 años, un completo desconocido, se presentó en 1993 al Festival del Cante de las Minas de La Unión y se llevó cuatro premios, entre ellos, el más preciado, la Lámpara Minera. Así arrancó la fulgurante carrera de Miguel Poveda (Badalona, Barcelona, 1973), cantaor de depuradísima técnica y amplio registro, que se ha convertido en el más destacado de los jóvenes cantaores.

PREGUNTA. Usted acreditó dominar el flamenco tradicional desde el primer momento, pero en la actualidad colabora con proyectos heterodoxos, por ejemplo, con la Orquesta Sinfònica de Barcelona i Nacional de Catalunya. ¿Prefiere el flamenco puro o las fusiones?

RESPUESTA. El flamenco nunca fue puro, siempre hubo fusión, y buscar la pureza es absurdo. Lo que sí hay es una serie de grandes cantaores como Manolo Caracol, Juanito Valderrama o La Niña de los Peines, que tuvieron sus propias influencias y que tienen que servir de referente a los que venimos detrás.

Más información

P. ¿A qué cree que se debe el ambiente de polémica dentro del mundo flamenco?

R. Los propios artistas somos en parte culpables de la situación porque cada uno tira para su terreno y le niega cabida a los demás. Hay muchos que en defensa de su forma de entender el flamenco -agitanao, puro o de fusión- terminan luchando contra quienes hacen algo distinto. El flamenco puede y debe ponerse al mismo nivel que otras músicas como el jazz y para eso lo que hace falta es que cada uno trabaje en total libertad.

P. Al principio de su carrera se rebeló contra el estereotipo de que para ser buen cantaor debes ser del sur, golfo o gitano.

R. Es que escuchar aquellas cosas me daba bastante rabia, pero eso era hace diez años. En este tiempo yo he consolidado mi carrera, he ido a mi bola, haciendo lo que me gusta, y sería un cretino si me quejara. Sin duda, me encuentro más a gusto trabajando en una determinada dirección.

P. ¿Cuál es esa dirección?

R. La que pueden seguir artistas tan distintos como Enrique Morente, Paco de Lucía o Eva Yerbabuena. Me interesa la gente que no tiene prejuicios a la hora de expresarse, la que se deja llevar por un sentimiento libertario.

P. ¿Cuáles son las principales dificultades que hay para el crecimiento del flamenco?

R. Por parte de las instituciones y de los políticos existe mucho desconocimiento y mucho prejuicio. Cuando viajas por Europa, eso no se nota. Luego hay festivales, en especial algunos de Andalucía, que tienen malas infraestructuras. Así es difícil conseguir que las cosas salgan bien. Por otro lado, creo que el flamenco tiene sitio en los conservatorios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 27 de agosto de 2004.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50