Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Ota Sik, el sueño reformista de la Primavera de Praga

El economista Ota Sik, uno de los protagonistas de la llamada Primavera de Praga, el político que acuñó el término Tercera Vía, falleció el domingo 22 de agosto en Sankt Gallen, en Suiza, a la edad de 84 años, tras una larga enfermedad. Nacido el 11 de septiembre de 1919 en Pilsen (Checoslovaquia), estudió Arte en la Universidad de Praga. Entre los años 1940 y 1945, durante la ocupación nazi de Checoslovaquia, participó en la resistencia y fue detenido y enviado al campo de concentración de Mauthausen hasta el final de la guerra.

De regreso a su país, estudió Económicas en la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales de la Universidad de Praga. Como otros muchos integrantes de la intelectualidad checa de los años de posguerra, ingresó en el Partido Comunista y pronto fue escalando puestos. Entre 1955 y 1969 fue miembro del Comité Central del Partido Comunista de Checoslovaquia. Fue miembro de la Academia Checoslovaca de Ciencias desde 1960 hasta 1968 y director del Instituto de Economía dependiente de la Academia de 1963 a 1968.

En 1965 se incorporó a la Comisión de Planificación y Control. Considerado como padre de las reformas económicas checas, fue viceprimer ministro y ministro de Economía en el Gobierno checoslovaco de Alexandr Dubcek en 1968, cuyo pacífico experimento de "socialismo de rostro humano" fue aplastado el 20 de agosto de 1968, cuando los tanques rusos entraron en Checoslovaquia. Sik, que estaba entonces de vacaciones en Yugoslavia, se exilió a Suiza para evitar la normalización.

A partir de 1970 y durante casi 20 años, enseñó en la Escuela Superior de Ciencias Económicas y Sociales de Sankt Gallen así como en las universidades de Zúrich y Basilea. En 1983 adquirió la nacionalidad suiza. En 1972, Sik publicó Argumentos para una Tercera Vía, en el que plasmaba su alternativa radical de socialismo democrático y humano. La Universidad británica de Lancaster y la alemana de Kassel le concedieron sendos doctorados honoris causa.-

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de agosto de 2004