Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Simancas exige al Gobierno regional la elaboración de un plan gerontológico

200.000 de los 800.000 mayores de la Comunidad viven en completa soledad

El portavoz socialista en la Asamblea de Madrid, Rafael Simancas, reclamó ayer al Gobierno regional, del PP, la elaboración de un plan gerontológico autonómico para atender "con dignidad" a los 800.000 mayores de 65 años que viven en la región. Simancas denunció, además, que 18.000 ancianos están a la espera de una plaza pública en una residencia, así como la falta de especialidad geriátrica en la mayor parte de los hospitales de la Comunidad. Estas críticas no fueron bien recibidas por el Gobierno regional, que calificó de "brillante gestión" su política de mayores.

En la Comunidad viven solos 200.000 ancianos. El portavoz de los socialistas en la Asamblea, Rafael Simancas, visitó ayer a uno de ellos, Jacinto Mejías Ruiz, de 90 años y vecino de la calle de Pan y Toros, de Villaverde, y aprovechó la ocasión para reivindicar un plan gerontológico regional "para que las personas mayores vivan bien, con dignidad y como merecen después de una vida de sacrificio". Así lo reclamará en el próximo debate sobre el estado de la región que se celebrará en la Asamblea, "y todos los días de la legislatura", aseguró.

En lo que va de año, han muerto en la Comunidad 60 ancianos en soledad. La cifra se elevó hasta 96 el año pasado, lo que supuso una defunción cada cuatro días. El parlamentario socialista, quien arremetió contra las políticas municipales y regionales del PP respecto a los ancianos, denunció que sólo el 4% de este sector de población accede al servicio de teleasistencia (frente al 10 o 12% del resto de Europa) y que la ayuda a domicilio sólo llega al 3%, frente al 8% o al 10% de los europeos.

En virtud de estas cifras, el diputado socialista solicitó a los responsables del PP "que no nieguen los datos e intenten enmascarar la realidad" para no hacer frente a esta situación. "Las políticas para personas mayores del PP van de la insensibilidad a la insuficiencia, y de la insuficiencia a la incapacidad", aseguró el Simancas.

De los 800.000 ancianos que viven en Madrid, 18.000 están a la espera de una plaza pública en una residencia, según expuso Simancas, quien también incidió en que sólo existen 1.500 plazas en centros de día públicos. "Son unas cifras vergonzosas, insuficientes y raquíticas", apostilló.

Simancas insistió, de igual forma, en la falta de especialidad geriátrica en la mayor parte de los hospitales de la región, que, según sus datos, asciende sólo a un 10%, a pesar de que el 40% de las personas que ingresan en estos centros tienen más de 65 años. "Sólo hay tres hospitales de media y larga estancia para personas mayores, con apenas 600 camas", afirmó el líder socialista, quien anunció que su partido va a reclamar unos servicios sociales más dignos y que todos los hospitales y las áreas sanitarias gocen de una especialidad geriátrica.

Simancas también se refirió a las limitadas pensiones que cobran la mayoría de los ancianos de la Comunidad, que en buena parte de ellos no alcanza al salario mínimo interprofesional. En este sentido, solicitó al Gobierno autónomo "que haga un esfuerzo" y, al igual que ocurre en otras autonomías como Andalucía, complemente las pensiones no contributivas para que los mayores puedan vivir "de una manera más digna".

"Ambiciosos objetivos"

El grupo popular en la Asamblea de Madrid reaccionó pronto a las críticas del portavoz del PSOE, y afirmó que la política de mayores del Gobierno regional se caracteriza por su "brillante gestión" y por sus "ambiciosos objetivos". El secretario del PP en el Parlamento autónomo, Benjamín Martín, respondió que el referente del partido socialista en la atención a los ancianos "deja mucho que desear", e instó a Simancas a "callarse, y aprender de ella, antes que criticarla".

Martín recurrió a cifras para justificar la postura del PP en los asuntos de los mayores, y para ello se remontó a los datos que se barajaban cuando los socialistas abandonaron el poder. "En 1995, sólo 10.000 ancianos recibían atención a domicilio, mientras que, en la actualidad, son más de 30.000 los que reciben esta asistencia", afirmó el secretario popular, que anunció que esta cifra se ampliará hasta 50.000 usuarios, como figuraba en el compromiso electoral de su partido. En la misma línea, Martín recordó que hace nueve años había 3.000 usuarios de teleasistencia financiados por la Comunidad, una cantidad que hoy asciende a 40.665 usuarios, "y que serán 80.000 al final de la legislatura".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 24 de agosto de 2004