Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

El 'hasta luego' de Figo

El jugador del Madrid se retira de los partidos de las fases previas de Portugal, pero deja una puerta abierta a disputar algún gran torneo

Luis Figo no es ni será nunca un hombre de posiciones extremas o de rupturas radicales, y el comunicado que ayer divulgó no puede ser entendido como un "adiós" definitivo a la selección portuguesa de fútbol. Es, como mucho, un hasta luego. O, como escribió él mismo, "el momento de hacer una pausa". Según Miguel Macedo, de la empresa Starzone, que representa los intereses del futbolista del Real Madrid, desde que éste optó por dejar de ser representado por el ex empresario José Veiga, ni siquiera está excluida la posibilidad de que Figo pueda ser seleccionado para uno o varios partidos difíciles en el camino de Portugal para clasificarse al Mundial de 2006. Y su presencia o no en la fase final que tendrá lugar en Alemania, en el caso de que la selección portuguesa se clasifique, siempre será el resultado del análisis que Figo y Luis Scolari realicen poco antes del inicio de la competición. Por otro lado, esto parece ser lo que Figo transmitió en una conversación en Lisboa con el seleccionador portugués.

La cuestión de la retirada de Figo surgió poco antes del inicio de la Eurocopa y fue suscitada por declaraciones del propio futbolista, que admitió esa posibilidad tras finalizar la competición en la que la selección portuguesa sólo fue derrotada por Grecia y obtuvo el mejor resultado de su historia. Pero al contrario que su amigo Rui Costa, que sorprendió hasta a sus propios compañeros y entrenadores con el anuncio de su retirada definitiva de la selección en vísperas del partido decisivo contra Grecia, Figo siempre dejó la puerta entreabierta. Se percibió que su voluntad era no jugar los partidos amistosos y de clasificación para el Mundial, manteniéndose disponible para la fase final si las piernas y el ánimo no le traicionaban. Y mantuvo esa disponibilidad incluso después de que algunos comentaristas criticasen el hecho de que Figo jugase el Mundial aprovechando el sudor y la entrega de otros jugadores que, de este modo, tendrían que allanarle el camino y dejarle sitio. Probablemente lo hace porque confía en que su posible llamada en esas circunstancias pueda ser el resultado de un consenso nacional, a imagen de lo que ocurrió, por ejemplo, en Suecia con el delantero Larsson que, tras retirarse, no pudo resistir a las presiones para regresar y acabó siendo titular en la pasada Eurocopa.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 19 de agosto de 2004