Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CINE

Gato por liebre

Catwoman sigue el mismo esquema que la mayoría de las películas de superhéroes, un proceso que, por reiteración, se ha convertido en tópico: 1) Se presenta a un personaje torpe y maltratado por los que le rodean. 2) Sufre un trauma o es mordido por un bicho. 3) Descubre sus poderes. 4) Salva a un par de niños de la muerte. 5) Se revela al antagonista. 6) Lucha entre buenos y malos. 7) Ganan los buenos. Fin.

Profundamente aburrida, con una tramposa utilización del tiempo, un hortera diseño de producción y unos efectos especiales en los que el ordenador canta por soleares, Catwoman es la primera película americana del francés Pitof, encargado de los efectos visuales de Delicatessen y director de la notable Vidocq.

CATWOMAN

Dirección: Pitof. Intérpretes: Halle Berry, Sharon Stone, Benjamin Bratt, Lambert Wilson. Género: acción. EE UU, 2004. Duración: 105 minutos.

Sin embargo, al director se le ha estropeado el gusto porque secuencias como el penoso partido de baloncesto o los ridículos saltos de la superheroína, semejantes a los de Hulk (será el mismo programa informático), no tienen perdón. Para colmo, la trama está centrada en un tema (presuntamente feminista) tan profundo como el lanzamiento al mercado de una crema antiarrugas que provoca terribles efectos secundarios en la piel. Apasionante.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 13 de agosto de 2004