Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La avería de un barco del Paso del Estrecho provoca un altercado

Medio centenar de viajeros intenta impedir la salida de un buque por un retraso en Almería

La rotura de un pistón que perforó el eje del buque Ciudad de Málaga, utilizado por la compañía Transmediterránea en la Operación Paso del Estrecho, provocó la madrugada de ayer una trifulca en el puerto de Almería. Ante el retraso y la falta de información, medio centenar de los 1.200 pasajeros argelinos y franceses que debían haber embarcado a las 24.00 en el mencionado buque inició acciones de protesta a las 5.30 e intentó impedir el embarque en el buque Mistral.

La intervención de la policía y de la Guardia Civil impidió que el grupo de pasajeros continuara con las protestas. El incidente no causó heridos, aunque muchos de los viajeros acabaron contusionados.

El malestar de los usuarios se fue acrecentando a medida que transcurrían las horas y no tenían información acerca de su embarque o de los problemas que sufría el barco que debían tomar. Cinco horas y media más tarde de la hora de partida prevista, medio centenar de los 1.200 pasajeros que esperaban inició una protesta. Algunos de ellos se tumbaron en el muelle para intentar impedir que embarcaran los viajeros que debían partir, rumbo a Nador (Marruecos), en el barco Mistral.

"La policía portuaria se percató de la situación y vio que los marroquíes se empezaban a poner nerviosos tocando el claxon. Fue entonces cuando llamaron a la Guardia Civil y a la policía", explicó el presidente de la Autoridad Portuaria, José Antonio Amate.

La situación vivida motivó que durante toda la mañana del martes se produjeran más de 30 quejas individuales por escrito a la dirección del puerto contra la naviera y por la "escasa" información recibida por los pasajeros ante el imprevisto. Otros usuarios prefirieron llamar por teléfono al consulado francés en Almería y al argelino en Alicante para manifestar su malestar.

Los 1.200 pasajeros y sus 300 vehículos pudieron embarcar, finalmente, en el Ciudad de Málaga alrededor de las 17.00 de ayer, cuando amainó el fuerte viento de poniente que azotaba a la costa almeriense.

El presidente de la Autoridad Portuaria destacó la normalidad de la Operación, si bien lamentó los retrasos cuando esperan varios barcos al mismo tiempo. "Hasta ahora, el Paso del Estrecho ha sido bueno, sin conflictos. Sólo algún retraso porque, cuando hay varios embarques a la vez, se producen retenciones porque no hay policías y guardias civiles suficientes", remachó Amate.

La normalidad general en Almería se ha visto beneficiada por el descenso en el número de pasajeros que utilizan este puerto. Desde el 15 de junio, el número de pasajeros de la Operación Paso del Estrecho ha bajado un 4%. El puerto almeriense recibió hasta el lunes a 276.488 viajeros. En la misma fecha del pasado año habían pasado 288.243 personas.

Las asistencias sociales, por el contrario, han aumentado con respecto al mismo periodo del año pasado en un 20%. Crecen las demandas de servicios de traducción y descienden las asistencias sanitarias.

Donde la situación empieza a causar algunos problemas es en Algeciras (Cádiz), puerto que absorbe el 80% del tráfico de la Operación y donde se ha suprimido el carril de embarque para residentes en Ceuta. Esta circunstancia ha motivado retrasos de hasta dos horas de media y que la Presidencia ceutí y la asociación local de transportitas haya reclamado la recuperación del mencionado acceso.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 4 de agosto de 2004