Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Crítica:CULTURA Y ESPECTÁCULOS

'El caso Saint-Fiacre'

"Les comunico que se cometerá un crimen en la iglesia de Saint-Fiacre durante la primera misa del día de difuntos". Así reza la nota anónima que, de una comisaría a otra, ha terminado llegando a manos de la Policía Judicial de París. Ningún investigador da importancia a la advertencia, pero para el inspector Maigret las cosas son distintas: Saint-Fiacre es el pueblo donde nació, y en el cementerio que hay detrás de la iglesia se encuentra enterrado su padre. Lo quiera o no, Maigret va a reencontrarse con su pasado, con el café de achicoria, los monaguillos, la niña bizca -convertida en una solterona- y la anciana condesa, que no saldrá viva de esa misa.

Georges Simenon nació en Lieja en 1903. Debido a la mala salud de su padre, dejó los estudios con 16 años y se empleó como panadero y librero, trabajos que compaginó con sus primeras colaboraciones periodísticas en la Gazette de Liège. Un año más tarde terminó su primera novela, En el puente de los Arcos. En 1922 marchó a París, donde publicó centenares de libros utilizando docenas de seudónimos diferentes.

El inspector Maigret, el personaje que le dio fama mundial, apareció por primera vez en Pietr el letón, novela de 1930. Al terminar la II Guerra Mundial, Simenon fue acusado de colaborar con los nazis, por lo que decidió emigrar a Canadá y, más tarde, a Estados Unidos. En 1955 se estableció con su familia en Lausana, Suiza. Nueve años después, su segunda mujer fue internada en un hospital psiquiátrico. Marie-Jo, hija del escritor, acabó suicidándose en 1978. Por entonces ya se había publicado el último caso del famoso inspector: Maigret y el señor Charles. El 4 de septiembre de 1989, Simenon murió en Lausana. Considerado por muchos como uno de los grandes autores en lengua francesa del siglo XX, conoció también el rechazo de parte de la crítica, que acogió con frialdad su estilo directo y austero.

- El caso Saint-Fiacre, de Georges Simenon, podrá adquirirse el miércoles por 1 euro al comprar EL PAÍS.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 1 de agosto de 2004