_
_
_
_

El Maremàgnum se reforma para recuperar el público perdido

El Maremàgnum, el espacio lúdico y comercial del puerto de Barcelona, ha decidido renovar su imagen -deteriorada por algunos problemas de seguridad- y proponer una nueva oferta que atraiga a los barceloneses, tras la pérdida de público registrada en estos últimos años, un descenso de 18 a 12 millones de visitantes anuales.

El complejo -que se reinaugurará la próxima primavera- tendrá 5.000 metros cuadrados más, reducirá la oferta de locales nocturnos y potenciará la de espacios comerciales, centrándose en el diseño y la moda. Según el nuevo equipo directivo, la firma británica Milligan and Denton Developments, ya se han cerrado acuerdos con las marcas de ropa H & M, Desigual y Jack & Jones. Además el Maremàgnum ha establecido un acuerdo de colaboración con el Fomento de las Artes Decorativas (FAD) con el fin de promover eventos culturales e impulsar a los jóvenes diseñadores.

La idea de potenciar la oferta cultural surgió a raíz de un sondeo realizado entre los barceloneses, dado que la nueva dirección pretende atraer al público local y no tanto a los visitantes extranjeros, que hasta ahora eran su principal clientela.Esta semana el Maremàgnum de Barcelona comenzará a cerrar los locales nocturnos de la planta baja del primer piso, a los que se sumarán dos más en septiembre, y el resto, antes de marzo de 2005. Paralelamente, se irán instalando nuevas tiendas de moda y espacios comerciales.

"Queremos que el Maremàgnum sea un lugar donde se pueda divertir el mismo público tanto de día como de noche y evitar así la disociación entre una clase de público diurno y otra clase de público nocturno", explicó Fraser Denton, directivo del equipo gestor.

En los últimos años la imagen del centro se ha visto afectada por la muerte del joven ecuatoriano Wilson Pacheco, que recibió una paliza y fue arrojado a las aguas del puerto por dos vigilantes de seguridad y dos porteros de locales nocturnos.

Ahora se pretende atraer a una nueva clientela, sobre todo a jóvenes barceloneses de entre 20 y 35 años que trabajan y que tienen "un nivel cultural medio alto", según explicó Ariadna Esteve, directora de mercadotecnia del Maremàgnum. De los 12 millones de personas que visitaron el centro el año pasado, sólo el 25% eran de Barcelona, y el 75% visitantes extranjeros.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El arquitecto Ricard Mercadé es el encargado de la reforma estructural del recinto, que este año cuenta con una inversión de 12 millones de euros. La reestructuración del espacio nocturno se concretará en una terraza con cuatro locales de "ambientes diferentes" en la cubierta del piso superior. Otros cambios significativos consistirán en dotar a la fachada principal de un acceso directo a la primera planta a través de una escalera mecánica que arrancará de la Rambla del Mar. Asimismo, se crearán más cafeterías y las galerías comerciales serán más abiertas, con vistas al mar.

El Maremàgnum, actualmente de capital privado, está participado por Crédit Suisse First Boston, Pacific Investments y Milligan desde hace cuatro meses.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_